Opinión


Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos | La Crónica de Hoy

Este año voy a pedirles cosas muy importantes que están pendientes. Primero, que nos traigan un titular para la autoridad aeronáutica mexicana, la Agencia Federal de Aviación Civil, que se quedó acéfala en un momento tan importante para el sector. Un “capitán” que entienda las necesidades de la industria, sobre todo en estos momentos tan cruciales y delicados, donde dos empresas mexicanas, Aeroméxico e Interjet, están definiendo su destino. Momento en donde muchos trabajadores ya han perdido sus empleos y otros tantos se encuentran en la incertidumbre; tiempos en donde las tripulaciones necesitan mantenerse en pie, concentrados y enfocados para garantizar la seguridad de los pasajeros, donde es momento de negociar y cuidar más que nunca las relaciones bilaterales; aprovechar las áreas en donde México tiene gran fuerza y oportunidad, como lo es la industria aeronáutica y aeroespacial, la carga aérea y la aviación ejecutiva; un director que tenga claridad sobre la importancia social y económica de la industria aérea mexicana, que tenga como impulso la unión, el consenso y la visión para mantenerla viva. 

También quiero que nos traigan un titular para la Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte, pero que convenza al gobierno de separar la medicina de Aviación del resto del transporte. Un médico especialista en aviación, que entienda la especificidad de esta disciplina, que les dé certidumbre a las tripulaciones que operan en México y las mexicanas que están en el extranjero y que ahora se encuentran entrampadas en la obtención o renovación de sus licencias y exámenes psicofísicos. Que entienda las habilidades que requiere un piloto para volar la aeronave con precisión en cada etapa del vuelo: una certera conciencia situacional y la coordinación adecuada de todos los sentidos. Eso es parte fundamental para que la aviación siga siendo considerada el transporte más seguro del mundo. 

También quiero que nos traigan un aeropuerto civil, acorde a las necesidades de las aerolíneas (nacionales e internacionales), los pasajeros y la nación. Que privilegie la eficiencia y seguridad en las operaciones, pero también atienda una demanda ávida y gustosa por la aviación, que disfruta esperar en un aeropuerto de primer nivel su próximo vuelo; que no sólo se transporta por llegar de un punto a otro, sino que sabe que el aeropuerto es parte de la cadena de suministro que engloba la industria y llega a las terminales aéreas para disfrutar la experiencia, sus alimentos y compras.

Quiero, asimismo, una urgente atención para los controladores, los bien llamados “ángeles del cielo”, los que cuidan a los capitanes en sus despegues y aterrizajes, los dos momentos más críticos. Que sean parte de una dependencia federal (Seneam) que sirva a su verdadera misión y no a funcionarios que después de haber sido beneficiados por las instituciones que se crearon en el pasado, ahora pretenden acabar con los derechos laborales, precarizar los contratos y presionar a los especialistas a ceñirse a reglas que generan temor, enojo, incertidumbre y por tanto, riesgos para ellos y para la seguridad aérea. Nos urge

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

E-mail:  raviles0829@gmail.com

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -