Metrópoli


Rateros desconfiados: piden a víctimas desbloquear celular para saber que es real

En las últimas semanas estudiantes de Azcapotzalco, Gustavo A. Madero y del Estado de México han sido asaltados con este modus operandi

Rateros desconfiados: piden a víctimas desbloquear celular para saber que es real | La Crónica de Hoy

Ahora los delincuentes, principalmente los que se suben al transporte público, no quieren ser timados y para evitar que sus víctimas les entreguen un celular falso o inservible exigen que lo desbloqueen en su presencia o entreguen los dos.

Lo anterior ha sido denunciado por algunos jóvenes, víctimas de la delincuencia en las últimas semanas.

Por ejemplo, Karla Molina, estudiante de la FES de Cuautitlán y quien vive en la GAM, asegura que en uno de sus traslados de vuelta a casa, dos asaltantes se subieron al camión de la Ruta 99 y a punta de pistola les exigieron sus pertenencias.

Al momento del asalto le pidieron que desbloqueara el celular, como para confirmar que funcionaba. Así pasaron con cada uno de los pasajeros.

Y los que se negaron, recibieron cachazos, hasta que lo entregaron.

Este modus operandi se presenta principalmente en las zonas limítrofes de la Ciudad de México con el Estado de México, como en GAM-Ecatepec, Azcapotzalco-Tlalnepantla, Iztapalapa-Neza y los Reyes.

Alumnos de diferentes universidades y preparatorias han publicado sus experiencias con la delincuencia, sobre todo con la nueva modalidad de los asaltantes para no ser timados con celulares falsos.

Maximiliano Martínez, un estudiante más de la UNAM, esta vez de la FES Cuautitlán, contó a Crónica que los asaltantes esperan a que las unidades de transporte salgan de los paraderos.

“No importa si el camión va lleno o con poca gente, se suben con pistola y comienzan a amenazar a la gente, a las chicas les piden abrir sus bolsas y a nosotros las mochilas, además no importa que lleves dos celulares, te piden el patrón de desbloqueo para ver si sirven”.

Alan Hernández, estudiante de la preparatoria de Comunicación,  que aborda el transporte en El Rosario, señaló que en Las Armas, en la alcaldía Azcapotzalco, vivió algo similar: los hampones amenazan y esculcan a los pasajeros.

 “Iba de regreso, tomé el camión de Las Armas (Azcapotzalco) con dirección a Satélite (Naucalpan) y al subirse un tipo pagó su pasaje y unos cuantos metros que avanzó el camión se puso de pie y disparó al techo gritando: ‘celulares y carteras’, y a los que no dieron un teléfono de gama alta les pegaba, no importaba si era hombre o mujer; a los demás pedía que lo entregáramos desbloqueado”.

Otro caso de asalto en el transporte público ocurrió ayer en el paradero de Cuatro Caminos, cuando un joven llamado Arón sufrió un intento de asalto.

El hombre narró a policías de la SSC que al abordar una unidad  lo intentaron asaltar. No mencionó el número de presuntos delincuentes, quienes le dispararon en la pierna cuando se resistió a entregar su celular y cartera.

El lesionando llegó por sus propios medios hasta el área de torniquetes de la estación del Metro Cuatro Caminos, en donde recibió la atención médica correspondiente.

La víctima quedó al resguardado dentro de la terminal Cuatro Caminos hasta que la ayuda médica llegó al punto del ataque.

LOS AVENTARON. Delincuentes no se conformaron con asaltar a pasajeros y despojarlos de sus pertenencias al interior de una unidad de transporte público, sino que arrojaron a dos usuarios a la vía pública, cuando el microbús se encontraba en movimiento sobre avenida Tláhuac.

Fuentes de la SSC comentaron que una unidad médica arribó al sitio frente a una tienda Coppel donde se hallaban dos personas lesionadas.

Personas que vieron los hechos señalaron que dos ladrones fueron quienes los aventaron del vehículo una vez que les quitaron sus pertenencias.

Las víctimas presuntamente se habrían resistido al asalto, por lo que resultaron lesionadas sin que hasta el momento se reporten de gravedad.

AUMENTAN CIFRAS. El robo en el transporte público de Ciudad de México (CDMX) se incrementó 197% en el primer cuatrimestre del gobierno de Claudia Sheinbaum en relación con el mismo periodo anterior.

De 1,065 casos denunciados entre diciembre de 2017 y marzo de 2018, se disparó a 3,165, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Si estos datos se comparan con el periodo diciembre de 2015 a marzo de 2016, año con la medición más antigua que reporta el SESNSP, el aumento es de 284%.

Las cifras del SESNSP apuntan que también se ha incrementado la violencia con la que se cometen los robos en el transporte público.

“Por ello, para estas personas viajar en Metro, Metrobús, microbús, camión o taxi, se ha convertido en un verdadero riesgo, pues no sólo se exponen al robo de su cartera, bolso o teléfono móvil, sino también a perder la vida”, según el SESNSP.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -