Opinión


“Azul Celeste” carísimo... (O, la depresión “post final”)

“Azul Celeste” carísimo... (O, la depresión “post final”) | La Crónica de Hoy

Que es mental el asunto. Que le armaron un equipazo. Era cuestión de tiempo antes de que Pedro Caixinha y Ricardo Peláez empezaran a dar su discurso cada quien por su lado. Y la gota que derramó el vaso, ya bastante pandeado, fue la derrota del martes en la Copa, en la que Oaxaca probó que sigue al alza con los Alebrijes, tal y como sucede con Yalitza Aparicio que se prepara para la Ceremonia de los Oscars (u Oscares, usted dígalo como quiera)...

Caixinha apeló a mi tesis de que es mental el asunto. Pero se los dije la semana pasada cuando empezaron a sumarse los descalabros, o al menos, los partidos sin victoria. Yo sí le creo al portugués porque se ve que el “trancazo” de haber perdido con el América la final, que fue el clímax de la impotencia mostrada durante la liguilla desde el mismísimo partido de vuelta ante el Querétaro del “cepillado” Rafa Puente Jr., fue de tales dimensiones que aunque hubieran traído de refuerzo a Raúl Jiménez o al Chicharito Hernández (¡valiente refuerzo!), bueno, al Chucky Lozano, de todas formas andarían igual.

Este Cruz Azul está sufriendo una depresión post-final de brutales dimensiones. Así le pasó al Monterrey tras caer ante el Pachuca. Se lo mencioné en este mismo espacio hace algunas semanas. Rayados no calificó el siguiente torneo, y para como van las cosas, el extinto Campeón de Copa parece que va por la misma ruta en la liga. Digo, de volver a ser superlíder ya ni hablamos. ¿Y de la sonrisita de Caixinha? Ya sabe lo que pienso.

Ricardo Peláez es una especie de “transformer”. De pronto se le olvida todo y se comporta de forma inesperada. Y a su protagonismo ahora habría que agregarle su capacidad “bateadora”. La semana pasada mi amigo César Martínez le hizo una entrevista en TDN que luego la “pueblearon” por todos los canales de Televisa, donde le “conectó” de forma contundente a cada pregunta, con y sin jiribilla, pero sus explicaciones, poco convincentes, no dejaron claro qué “jijos” es lo que le está pasando a la Máquina.

Otros colegas señalan que el cambio en el sistema de juego desde que acabó la temporada anterior (fase regular), fue de tales dimensiones que ya nadie le entiende a Caixinha lo que quiere. Y se nota en la cancha. La Máquina se volvió inexplicablemente inofensiva al grado que sus cinco goles están distribuidos con tres para Elías Hernández, uno para Orbelín y otro para Caraglio, es decir, dos mediocampistas y un extremo. En el global de la temporada 2018-19 la Máquina tiene 42 juegos disputados y un promedio de goleo de 1.79 por partido.

Durante la infame racha en la que se han metido, no ganan desde la victoria ante Tijuana en el Azteca el 26 de enero y suman ya cinco partidos disputados en febrero con dos empates y tres derrotas. En total en casa en la liga tienen marca de 1-1-2, aunque para su suerte enfrentan hoy al Veracruz en el puerto, una endeble escuadra que no ha podido anotar un solo gol esta campaña y que tiene dos puntos gracias a dos empates a cero.

Lo que sí me queda claro es que el León los trae de hijos, ya que contribuye durante el mal momento celeste con dos victorias y un empate. Como que les dolió perder la semifinal de la Copa el torneo pasado.

El martes Peláez salió a decir que “no hay ningún pretexto, el equipo está muy mal, asumo la responsabilidad y tendré que tomar decisiones en su momento”. Dos apuntes. Que asuma su responsabilidad no sirve de nada porque para eso le pagan, y muy bien, para que asuma, trabaje y dé resultados no para que aparezca en los medios declarando casi todos los días.

Y no sé qué “momento” está esperando para actuar, porque así como mencioné la campaña pasada que hablar del “doblete” era una exageración, decir que este torneo aún van por el título, créame, me pone una risita burlona en la cara, eso sí, más divertida que la de Caixinha… Este Azul salió caro en refuerzos. Lo menos que espera la afición es que actúen con dignidad y profesionalismo. ¿Y algo para desayunar?… ¿Qué tal unos “huevitos”?...

 

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -