Mundo


Rebajan la primera condena de cárcel a Lula de 12 a casi nueve años

El expresidente brasileño podría pasar a arresto domiciliario en septiembre, sólo si se desestimara una segunda sentencia aún no ratificada

Rebajan la primera condena de cárcel a Lula de 12 a casi nueve años | La Crónica de Hoy

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, en la cárcel por corrupción desde abril de 2018, podría pasar a un régimen de prisión domiciliaria en septiembre, después de que su pena de cárcel, la única ratificada en segunda instancia de las dos firmadas en su contra, quedó ayer reducida de 12 a ocho años, diez meses y 20 días.

La decisión la tomaron de forma unánime los cuatro miembros de la Quinta Sala del Tribunal Superior de Justicia. Con ello, la condena a Lula queda prácticamente como era originalmente, puesto que cuando se ratificó en segunda instancia subió de 9 a 12 años. Esa corte, que actúa como tercera instancia, analizó una larga serie de apelaciones presentadas por la defensa del expresidente, de 73 años, que incluían pedidos hasta para anular la causa, la primera en la que ha sido condenado y por la que ingresó a la prisión el 7 de abril de 2018.

Los jueces sólo atendieron la petición sobre la pena dictada en segunda instancia, que consideraron “excesiva”.

CONDICIÓN ESENCIAL. Esta primera condena es por corrupción pasiva y lavado de dinero, por considerar la justicia brasileña que Lula recibió a modo de soborno un apartamento de tres plantas a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos con Petrobras.

Sin embargo, sobre Lula ya pesa una segunda condena a otros 12 años de cárcel en un caso similar, pero dictada hasta ahora solamente en primera instancia. Si esta pena quedara ratificada en segunda instancia, el expresidente ya no podría cambiar la cárcel por un arresto domiciliario en septiembre.

Las leyes brasileñas indican que Lula podrá solicitar la prisión domiciliaria cuando cumpla una sexta parte de la pena, lo que ahora ocurrirá en septiembre próximo, pero si se confirma la segunda sentencia, y se mantuviera en esos 12 años, esto ocurriría hacia septiembre de 2021.

Sin embargo, esto tampoco podría ser suficiente, puesto que Lula enfrenta todavía otras seis causas penales por corrupción por las que los tribunales aún no han emitido sentencia.

REACCIÓN. La diputada Gleisi­Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, celebró la decisión judicial, pero reiteró que “Lula es inocente y merece ser absuelto”, y consideró que la reducción de pena demuestra la “persecución” que ha sufrido el exmandatario petista.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -