Opinión


Rebase ecológico planetario 2019: 29 de julio

Rebase ecológico planetario 2019: 29 de julio | La Crónica de Hoy

El «Día del rebase ecológico de la Tierra» (DRET) marca la fecha en la que, cada año, la demanda humana global por recursos naturales y servicios de los ecosistemas (alimentos, bosques, agua, etc.) excede lo que la Tierra es capaz de regenerar. El déficit se mantiene y acrecienta porque se liquidan los stocks de recursos disponibles y acumulan desechos (inter alia, bióxido de carbono en la atmósfera) más rápidamente que la capacidad de renovación y metabolismo de la biosfera. Así, año tras año se reduce el número de días en los que la humanidad consume los recursos naturales disponibles. Es decir, dentro de los límites de la biocapacidad planetaria anual de la biosfera.

El año pasado, el DRET cayó el 1º de agosto; este año se reduce otros tres días. El lunes 29 de julio 2019 habíamos consumido los stocks anuales de recursos y de capacidades metabólicas de la biosfera (réditos del capital natural), por lo que a partir del martes 30 vivimos no de estos réditos (agotados los del año en curso), sino del capital natural mismo. Con el capital natural la cosa es equivalente a un fondo de pensión del que recibimos réditos; pero si, por consumismo además de réditos retiramos parte del fondo mismo, el capital disminuido producirá menores réditos, lo que obligará a tomar más del capital año tras año, hasta que los réditos sean definitivamente insuficientes.

Esta contabilidad —que realiza el Global Footprint Network (GFN), instituto internacional de investigación ubicado en Oakland, California (www.footprintnetwork.org), con base en datos de las Naciones Unidas— permite entonces comparar la magnitud e intensidad de la explotación de recursos naturales de la Tierra por la especie humana, respecto de la biocapacidad del planeta (capacidad de renovación de la biosfera para reconstituir sus reservas de fotosíntesis y demás recursos biológicos, así como para digerir los desechos de la humanidad).

Otras métricas —como el PINE (Producto Interno Neto Ecológico, www.inegi.org.mx/temas/ee/), o el grado de transgresión de umbrales planetarios (www.stockholmresilience.org)— permiten asimismo contabilizar grados de agotamiento, deterioro y degradación de recursos naturales y servicios ecosistémicos, pero la «huella ecológica» se ha convertido en un indicador cada vez más aceptado para saber cómo vamos con nuestro mundo cada vez más insustentable. Con base en el DRET, el GFN ha creado el movimiento «mover la fecha» (#MoveTheDate), apoyado y promovido por importantes defensores ambientales, como Christiana Figueres (exsecretaria ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático), Bertrand Piccard (fundador de la Fundación Impulso Solar), Sandrine Dixson-Declève (copresidente del Club de Roma), o incluso algunas compañías, como Schneider Electric. La idea es tener a la vista la situación del «presupuesto» de biocapacidad planetaria disponible e iniciar acciones que conduzcan a que, en 2050, habremos regresado el DRET al 31 de diciembre (o más, si es posible).

Cada año, el GFN mide la huella ecológica por país, con una serie histórica que resulta consistente y comparable desde 1970 (cuando el DRET se situó el 29 de diciembre, www.overshootday.org/newsroom/past-earth-overshoot-days/). El 29 de julio de este 2019 expresa la media global, pues prevalece una tremenda desigualdad entre países en las escalas de explotación de los ecosistemas y la biosfera; los más desarrollados consumen muchísimo más rápidamente recursos naturales que los países menos desarrollados. México terminará de consumir los recursos que le tocan este año el 17 de agosto (doce días antes que en 2018). En los extremos, Qatar, país petrolero de altísimo nivel de ingresos, se encuentra a la cabeza en la intensidad de explotación, pues terminó de consumir los recursos que le tocaban este 2019 el 11 de febrero; mientras que Indonesia terminará de consumirlos el 18 de diciembre. Para referencia comparativa: los Estados Unidos los consumieron el 15 de marzo y Canadá el 18; Brasil el 31 de julio y Uruguay el 6 de noviembre (www.overshootday.org/newsroom/country-overshoot-days/).

Y es que, entre 1970 y 2019, la población humana global se incrementó 104% mientras que las poblaciones de vertebrados se redujeron 58%. Actualmente, el 60% de la huella ecológica de Homo sapiens es carbono (gases efecto invernadero que producen el cambio climático) y requerimos 1.75 planetas para soportar nuestra demanda de servicios de los ecosistemas de la Tierra…

 

Director Ejecutivo del Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente

https://ceiba.org.mx/

glocalfilia@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -