Opinión


Rebelión en la granja de los bots

Rebelión en la granja de los bots | La Crónica de Hoy

Los bots son un tema de Estado. El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó en su famosa mañanera un informe sobre los ataques registrados en redes sociales, el pasado fin de semana, en contra de los medios de comunicación bajo los hashtags o etiquetas #PrensaProstituta, #PrensaSicaria y #PrensaCorrupta.

Durante la presentación el titular de la Unidad de Información, Infraestructura, Informática y Vinculación Tecnológica de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alejandro Mendoza Álvarez, explicó los resultados de una investigación de los hashtags que lograron posicionarse como trending topic (tema del momento en Twitter). Un 26 por ciento de las cuentas provienen de bots y están asociadas a la cuenta del usuario Tumbaburross. Mientras que el 74 por ciento fueron “usuarios reales” en redes sociales.

Seguramente muchas personas primeramente se preguntaron qué carajos es Twitter, luego qué es un bot, cómo un hashtag puede desestabilizar el país y cómo una conversación en redes sociales es más importante que la inflación, la seguridad, la educación y los grandes etcéteras y pendientes que existen.

Pero para entender toda la información, aquí una guía breve para impresionar a sus amigos mayores. Twitter es una red social, donde al presidente Donald Trump le encanta escribir. Un bot, sí viene de la palabra robot, es un programa informático que puede simular el comportamiento humano dentro de internet. Realiza tareas automáticas y repetitivas como enviar mensajes, correos electrónicos o hasta realizar publicaciones en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram.

Existen muchos tipos de bots, hay unos que rastrean o editan información en la web. Los más famosos, populares y hasta peligrosos son los que interactúan con las personas en redes sociales y son desarrollados para crear nuevos usuarios, suplantar personas y sobre todo enviar mensajes para difundir propaganda política para apoyar o atacar determinadas personas u organizaciones.

Hay ciertos elementos para identificar un bot, aunque venga de un perfil que pareciera “verdadero”: hace publicaciones con un intervalo menor a un segundo, sus entradas siempre son publicadas a horas determinadas,  el formato y texto siempre es el mismo.

Estos bots para que sean efectivos necesitan agruparse en lo que se conoce como granjas de bots, donde se producen los perfiles falsos de los usuarios en redes sociales con la finalidad de aumentar el número de seguidores de una cuenta o compartir una gran cantidad de mensajes —casi siempre iguales— de forma simultánea, para posicionar una determinada información a través de hashtags concretos. 

El gobierno, según dijo, identificó a la cuenta Tumbaburros como una “mother bot”, es decir la cuenta principal que inició la conversación usando las etiquetas contra la prensa y de donde salieron miles de bots para replicar sus mensajes.

Presidencia ligó esa cuenta con Jeff Scott Szeszko, supuesto amigo y colaborador de Luis Felipe Calderón Zavala, hijo del expresidente Felipe Calderón, Juan Carlos Romero Hicks y Aurelio Nuño.

Los implicados ya negaron todo. Pero lo interesante también son los usuarios que compartieron y conversaron con los hashtags  #PrensaProstituta, #PrensaSicaria y #PrensaCorrupta, que también ayudaron a posicionar esos ataques contra los medios de comunicación y una gran parte son seguidores de Morena y López Obrador.

Que a nadie se le olvide necesitamos prensa libre, independiente y crítica. Que señale donde se tiene que puntualizar. Eso les tiene que quedar claro al Presidente, sus seguidores y al parecer también a sus opositores.

 

Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -