Opinión


Regulación de redes sociales, otra cortina de humo

Regulación de redes sociales, otra cortina de humo | La Crónica de Hoy

La semana pasada el senador Ricardo Monreal hizo público su proyecto de iniciativa para regular las redes sociales. Aunque todavía es un borrador que no se ha presentado formalmente, la iniciativa y el debate de interés público que propone el senador desvía la atención de otros temas de mayor relevancia. Es por esta razón que la presentación de este tipo de iniciativas, que ya se ha vuelto costumbre en Monreal, no hace más que llevar al sospechosísimo en cuanto a si su real objetivo es generar una cortina de humo ante los crudos datos en materia económica, como la caída económica de enero en la que las ventas de la ANTAD cayeron un 8.5 por ciento, los 9 millones de pobres que se agregaron en 2020, o la inflación que es impulsada por el alza en los precios de los energéticos, así como los cambios en temas de fondo como el comentado en este espacio la semana pasada sobre la industria eléctrica. 

La propuesta de Ricardo Monreal generó una gran polémica en la opinión pública, por considerarse una forma de censura, puesto que busca que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), organismo autónomo por el momento, tenga capacidad para sancionar y regular a las empresas dueñas de plataformas como Twitter, que reaccionaron impulsando la versión de que la iniciativa atenta contra la libertad de mercado y de expresión.

En realidad la iniciativa debiera ser del Presidente López Obrador, porque quien puso el tema sobre la mesa fue él, cuando las principales plataformas decidieron cancelar la cuenta del Presidente Donald Trump, por los sucesos ocurridos en el capitolio el pasado 6 de enero. La medida fue duramente criticada por López Obrador quien dijo que presentaría un pronunciamiento ante el G20 por el bloqueo de las cuentas de redes sociales del presidente saliente de Estados Unidos. “No puede haber un organismo particular que decida quitar el derecho que se tiene a la libre manifestación de las ideas” sostuvo el mandatario y aprovechó para criticar al director de Twitter México, Hugo Rodríguez Nicolat, por haber militado en el PAN, “Solo esperamos que haga su trabajo de manera profesional, que no promueva la creación de granjas de bots”, comentó López Obrador en conferencia matutina.

La realidad es que los Big Techs, como se les conoce a estas empresas en el ambiente de la tecnología, tienen el reflector puesto porque el internet es un bien público, y las redes son controladas por empresas privadas con alcance global cuyo modelo de negocios es la venta y uso de datos y de toda clase de servicios con impacto político y electoral. Tampoco son ninguna hermana de la caridad, que busque cuidar las libertades individuales, su finalidad es lucrativa. Lo que busca el gobierno es que su negocio de venta de datos pague impuestos, que actualmente no se pagan en México argumentando que están amparadas por el T-MEC, en términos de libertad de comercio y flujo transfronterizo de datos.

En medio de esta polémica el pasado 13 de enero, el Presidente propuso la creación de una “Red Social Nacional” para que la población no sufra de “censura” como ocurrió en Estados Unidos con Donald Trump. ¿Será que el presidente está poniendo sus barbas a remojar?

AGONIZAN LAS PRINCIPALES CADENAS DE CINES

La industria de los cines está agonizando por la pandemia de COVID-19, esta situación se está dando no solo en México sino también en otras partes del mundo. Aquí los cines fueron ancla de los centros comerciales por décadas, en algunos casos llegaron a representar hasta el 20 por ciento del área rentable. Con la llegada del virus se registró una caída de más del 80% en la venta de boletos que significó un ingreso de 3,600 millones de pesos en 2020 contra 18,186 en 2019. La crisis viene en dos sentidos, por un lado las medidas de confinamiento derivadas de la pandemia y por el otro la decisión de los grandes estudios y distribuidores que optaron por posponer sus grandes estrenos o en algunos casos por presentarlos en plataformas de streaming. Lo que se aproxima son escenas apocalípticas de locales abandonados que serán vandalizados por la incapacidad de los centros comerciales de cuidar los activos de una empresa que ya no paga la renta. La semana pasada la cadena Cinemex, que pertenece a Grupo México del empresario German Larrea, anunció el cierre definitivo de 145 salas, mientras que Cinépolis de Alejandro Ramírez, lucha por sobrevivir y mantiene abierto en lugares en donde el semáforo epidemiológico lo permite.

REESTRUCTURACIÓN FINANCIERA EN TV AZTECA

Derivado de la reestructura financiera que lleva acabo la televisora de Ricardo Salinas Pliego, en donde se busca renegociar su deuda en dólares y el pago anticipado del 30 por ciento de sus certificados bursátiles, la calificadora Fitch Ratings redujo su calificación crediticia de “B” a “C”, un grado de gran especulación. En un comunicado, la calificadora no ve un escenario favorable para la segunda televisora más grande de México, y es que los ingresos por publicidad se contrajeron 26%, 33% y 16% respectivamente en el primer, segundo y tercer trimestre. Actualmente la deuda de TV Azteca asciende a 400 millones de dólares con vencimiento en 2024.

@fer_martinezg

fermx99@hotmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO

+ -