Cultura


Rendirán la UAM y la AML homenaje a Carlos Montemayor, un intelectual poliédrico

IN MEMORIAM. Una de sus facetas fue ser músico y tenor de gran calidad que lo llevó a ser cantante con la Sinfónica de Cuba, dice Fernando Nava.

Rendirán la UAM y la AML homenaje a Carlos Montemayor, un intelectual poliédrico | La Crónica de Hoy

Carlos Montemayor (1947 – 2010) tuvo amplios y variados campos de interés: fue activista social, destacado escritor, ensayista y traductor, músico y analista político, por ello, la Academia Mexicana de la Lengua y la Universidad Autónoma Metropolitana - instituciones a las que perteneció- se unen para rendirle un homenaje póstumo, a once años de su fallecimiento.

El homenaje será transmito por Facebook el 26 de febrero a las 18:00 horas y contará con la participación del escritor, y amigo de Montemayor, Jorge Ruiz Dueñas, el doctor en historia Rodrigo Martínez Baracs y el doctor en antropología Fernando Nava. Este acto será presidido por el rector de la Unidad Azcapotzalco de la UAM, Óscar Lozano Carrillo y el director de la AML, Gonzalo Celorio. 

En entrevista, Fernando Nava López, expresó que en su participación hablará sobre la faceta de Carlos Montemayor como tenor y estudioso de la música, vocación que fue anterior a la de la literatura y que fomentó a lo largo de su vida.

“Desde muy temprana edad destacó como músico y, por mera casualidad, lo conoció un primo mío allá en Parral, Chihuahua, cuando eran muy jóvenes. Mi primo, habla de sus habilidades desde los 14 años como guitarrista y dice que integraron un cuarteto, en fin. Ya en su edad adulta y por su perseverancia, el maestro Montemayor desarrolló una técnica de canto e interpretación muy profunda que le permitió estar como cantante con la Sinfónica de Cuba, hacer grabaciones y presentarse en foros importantes de los Estados Unidos como lo son como los son salones de concierto de la Fundación Rockefeller”.

En esta faceta, añadió, Carlos Montemayor tradujo varias obras -entre ellas, cantos de Carmina Burana- y escribió el libreto de una ópera en un acto de corte moderno cuya música hizo Daniel Catán, titulada Encuentro en el ocaso, misma que se estrenó en el actual Teatro de la Ciudad.

“La música y la literatura son artes en la que muchos creadores tienen intentos, logros trabajo, y, sobre todo quien escribe, tiene un acercamiento muy particular al ritmo, uno de los ejes musicales”. Fernando Nava, afirmó que el escritor de Guerra en el paraíso decía que el canto era una forma de hablar con apoyo en la melodía.

“El canto es un mensaje literario de muy distintos temas, amplísimo como toda la experiencia humana, y la música le da un segundo discurso para que la transmisión tenga una forma compleja de impactar al escucha en el sentido literario como en la fuerza musical”.

Además de tener habilidades musicales, Fernando Nava explicó que, gracias a la experiencia como escritor, el doctor Honoris causa por la UAM y Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura 2009, pudo teorizar sobre la importancia del ritmo en la transmisión de la tradición oral.

“Hay que agregar que el maestro Carlos Montemayor, ya en una edad madura, incrementó e hizo explícita su sensibilidad hacia la transmisión oral de los pueblos indígenas, así como a la producción de los escritores jóvenes contemporáneos en lenguas indígenas”. Por lo que estudió rezos, plegarias y expresiones tradicionales, sobre todo en lengua maya, e impulsó a los escritores jóvenes en lenguas originarias, “faceta que debemos reconocerle a Don Carlos”.

“Todavía hay mucho que explorar de su producción poética y ensayos, los cuales, como cualquier creación, están sujetos a ser analizados, revisados y comentados desde distintas ópticas que se van perfeccionando con el tiempo. Los trabajos de Carlos Montemayor están abiertos”.

Comentarios:

Destacado:

+ -