Metrópoli


Festejos del Año de la Rata en el Barrio Chino

Más de dos mil personas asistieron a la celebración asiática en la que disfrutaron de un espectáculo de dragones, comida típica, sin olvidar la tradicional galleta de la suerte y adquirir un recuerdo.

Festejos del Año de la Rata en el Barrio Chino | La Crónica de Hoy

Fotos: Santiago Martell

Entre ríos de gente, lámparas chinas, galletas de la suerte, pirotecnia y la tradicional danza del dragón y el león es como la Ciudad de México le dio la bienvenida al Año Nuevo Chino, el cual no solo marca el inicio de una nueva década para las culturas que utilizan el calendario lunisolar, sino también el inicio del año de la rata de metal.

Fue en el Barrio Chino, ubicado en el corazón del Centro Histórico, en donde las calles se transformaron en el escenario perfecto para que miles de personas expectantes y emocionadas bailaran al ritmo de los tambores y los platillos la tradicional danza asiática que con largos dragones y leones rojos, azules y amarillos hacían vibrar a cualquiera que pasaba por el sitio. 

Familias enteras, parejas de novios y amigos disfrutaron del  Festival del Año Nuevo Lunar, con una gran variedad de comida típica del país asiático, desde panes al vapor de sabores como choco menta, frambuesa y hasta nutella, hasta burbujeantes bebidas y guisados tradicionales chinos como el Chaofan, que es arroz con verduras al vapor con un toque salsa de soya para brindarle un sabor agridulce.

La gran celebración del Año Nuevo Lunar Chino no solo abarrotó la calle de Dolores, lugar principal donde se concentran restaurantes, tiendas y familias chinas, sino también las vialidades aledañas como lo es la calle de Independencia que desde Eje Central y hasta Luis Moya se pintó de rojo y dorado, con carteles del año de la Rata por doquier y decoraciones de dragones, gatos de la suerte y amuletos para la abundancia y prosperidad.

Sin embargo, a pesar de los asombrosos bailes y espectáculos, los asistentes sobrepasaron la organización del festival alcanzado más de 2 mil personas quienes entre empujones, jaloneos y malos tratos buscan a como diera lugar encontrar un lugar desde el cual poder observar el espectáculo de dragones, que de acuerdo con Alexis, quien practica la danza china desde hace 10 años es un ritual para alejar las malas vibras, cosa que no funcionó pues hampones aprovecharon el ajetreo para sustraer teléfonos móviles y carteras.

Además de ello la cantidad de puestos ambulantes dificultaba el poco paso peatonal que podía haber en la zona, aumentando el riesgo de provocar un accidente, pues en varios de los puestos se utilizaban tanques de gas, parrillas y cuchillos para la preparación de alimentos.

Pero al final del día, tanto mexicanos como extranjeros y personas de la comunidad china de la CDMX pudieron disfrutar de la celebración, cosa que en muchas ciudades de China no sucedió, pues a causa de los brotes de Coronavirus tuvieron que ser canceladas. 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -