Opinión


Román Meyer Falcón

Este funcionario es particularmente significativo: joven y de abolengo familiar indudable, lo que haga llamará siempre la atención. Tuvo un mal día ante legisladores que cuestionaron que un estadio de beis, en el que está metido Pío López Obrador, sea priorizado como obra de mejora urbana. Y, ni modo, defendió el punto. Pero es más difícil que explique porqué recurre a prácticas de outsourcing que la 4T cuestiona ácidamente.

Román Meyer Falcón  | La Crónica de Hoy

 Este funcionario es particularmente significativo: joven y de abolengo familiar indudable, lo que haga llamará siempre la atención. Tuvo un mal día ante legisladores que cuestionaron que un estadio de beis, en el que está metido Pío López Obrador, sea priorizado como obra de mejora urbana. Y, ni modo, defendió el punto. Pero es más difícil que explique porqué recurre a prácticas de outsourcing que la 4T cuestiona ácidamente.
 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO