Opinión


Sabandijas. Urge fumigar a Morena

Sabandijas. Urge fumigar a Morena | La Crónica de Hoy

El gobierno federal acaba de cumplir apenas 100 días en el poder, pero su partido, Morena, ya tiene incrustadas muchas sabandijas. Tantas, que le urge una fumigada, por lo que procederá a contratar sin litación, por adjudicación directa, una empresa especialista en el control de plagas políticas. Dicen que hay una con mucha experiencia en la esquina de Insurgentes Norte y Héroes Ferrocarrileros.

 No crea el lector que el diagnóstico lo hizo algún analista de la mafia del poder, no vayan a mandar al fiscal Santiago Nieto con una orden de aprehensión, no va por ahí; lo hizo Yeidckol Polevnsky, alguna vez llamada Citlali, que es nada menos ni nada más la presidenta del partido. Si ella dice que hay sabandijas es porque tiene las alimañas en la mano.

Lo que dijo la dirigente nacional es que las sabandijas quieren sacar provecho del partido y hasta están vendiendo candidaturas. Andan desatados. No es la primera vez que la lucha contra los animales rastreros es la divisa del partido en el poder. ¿Se acuerdan de Vicente Fox? Pues el expresidente quería aplastar con sus botas a las tepocatas y a las víboras prietas, algunas de las cuales se colaron a su gobierno y todavía andan dando lata por allá en el rancho San Cristóbal.

Y bueno, el poder y el dinero son irresistibles para los granujas. Muchos de ellos vieron en Morena una oportunidad perfecta de hacer negocios que no quieren dejar pasar. Morena es vulnerable porque es un gigante sin esqueleto, un coloso gelatinoso, por ahora vacío. Su poder inmenso no corresponde a una estructura partidistas tradicional sino a un movimiento en el que cabe de todo, excomunistas, pastores evangélicos, expriistas, perredsitas, panistas, ecologistas, “provida”. Es un partido que no se reserva el derecho de admisión.

Todo aquel que dice en público que Andrés Manuel es el mero, mero y que el mal lo encarna la mafia del poder, puede pasar. Entonces no es tan raro que a tan solo 100 días del inicio del gobierno, Morena requiera ser fumigada.

Las palabras de Yeidckol corrieron como reguero de pólvora, sobre todo al interior de Morena, donde un grupo de senadores se sintió aludido. Les quedó el saco. Dijeron que es falso que Morena tenga sabandijas. En realidad aprovecharon la declaración para tirarle a la dirigente nacional porque como todo mundo sabe, ella y Monreal son agua y aceite. No se mezclan. El zacatecano cree, con razón, que la dirigente le hizo una ju­garreta en la coyuntura ésa de la encuesta para elegir al candidato a jefe de Gobierno, y se la tiene guardada.

No es el único pleito conocido al interior de Morena, incluso en el entorno de la oficina de AMLO en Palacio Nacional hay desencuentros que podrían hacer crisis de un momento a otro. Las sabandijas, como se sabe, se esconden en cualquier rendija, incluso en los pisos de madera de palacio.

PRI.- En lo que queda del tricolor, siguen los movimientos de cara a la elección del nuevo dirigente. Una de las cuestiones que está por dilucidarse es de qué manera se expresará el apoyo de Manlio Fabio Beltrones a la opción del doctor José Narro. Ya se han explorado las opciones de la hija de Manlio y la de la gobernadora de Sonora, pero todavía no hay completa claridad. Lo importante es que quede claro que la candidatura del exrector no es una ocurrencia, es parte de un contingente importante al interior del partido que incluye a priistas connotados.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -