Opinión


Salman bin Abdulaziz

El rey de Arabia Saudí es el único que tiene en su poder impedir que se cometa un crimen que supera todo lo imaginable: la ejecución de un joven por manifestarse en contra del régimen cuando tenía 13 años. Cinco años después de ese “delito”, Murtaja Qureiris sigue encarcelado y encerrado en una celda de aislamiento, hasta que lograron que confesara bajo tortura que pertenecía a una organización terrorista chiita. Nada indica, por desgracia, que el “guardián” de los lugares más sagrados del islam y el protegido del presidente Trump vaya tener piedad, si por algo es conocido su reinado es por el terror.

Salman bin Abdulaziz  | La Crónica de Hoy


El rey de Arabia Saudí es el único que tiene en su poder impedir que se cometa un crimen que supera todo lo imaginable: la ejecución de un joven por manifestarse en contra del régimen cuando tenía 13 años. Cinco años después de ese “delito”, Murtaja Qureiris sigue encarcelado y encerrado en una celda de aislamiento, hasta que lograron que confesara bajo tortura que pertenecía a una organización terrorista chiita. Nada indica, por desgracia, que el “guardián” de los lugares más sagrados del islam y el protegido del presidente Trump vaya tener piedad, si por algo es conocido su reinado es por el terror.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -