Mundo


Sánchez fracasa en su investidura y España se arriesga a repetir elecciones

El líder socialista no logra alcanzar un acuerdo con el izquierdista Podemos y ahora los partidos tienen dos meses para lograr un entendimiento si quieren evitar regresar a las urnas en noviembre

Sánchez fracasa en su investidura y España se arriesga a repetir elecciones | La Crónica de Hoy

Pedro Sánchez, este jueves, en el Parlamento español.

El presidente español en funciones, Pedro Sánchez, fracasó ayer en la segunda votación para su investidura para una nueva legislatura y el país ahora se arriesga a regresar a las urnas en noviembre. Eso, si los partidos políticos no logran un acuerdo para intentar de nuevo otra investidura antes del 23 de septiembre.

Tras 48 horas de intentos de negociación entre el socialista Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el diálogo quedó completamente roto, y ambos se enzarzaron en una discusión agria en el Parlamento antes de la votación final, en la que la investidura quedó rechaza por 124 votos a favor, 155 en contra y 67 abstenciones.

Este resultado es muy similar al de la primera votación, celebrada el martes, aunque ayer sólo necesitaba mayoría simple –más síes que noes-, mientras que en el primer intento se requería mayoría absoluta.

ACUSACIONES CRUZADAS. En el intercambio verbal antes de la votación, Sánchez e Iglesias se acusaron mutuamente por el fracaso de las negociaciones para formar un gobierno de coalición, que hubiera sido el primero de la todavía joven democracia española.

Sánchez constató que “el acuerdo no ha sido posible” y lamentó la pérdida de una “histórica oportunidad” para formar un Ejecutivo de izquierdas.

Vencedor de las elecciones del 28 de abril con 123 de los 350 diputados del Congreso, Sánchez aseguró también que deseaba formar una coalición con Unidas Podemos (42 escaños), pero “no a cualquier precio”, y reprochó a Iglesias el querer entrar en el gobierno español “para controlarlo”.

El líder de UP pidió “respeto” para su partido y le recordó que en 48 horas no se puede negociar contrarreloj lo que no se acordó en 80 días (tiempo pasado desde la celebración de las elecciones).

Además, Iglesias criticó que eso es aún menos posible “filtrándolo todo”, en referencia a la aparición en los medios de comunicación de detalles de las negociaciones, a priori secretas. “Lo único que les pedimos fue participación proporcional en el gobierno acorde a los votos”, le dijo Iglesias, quien reiteró su intención de tener “competencias, no sillones”.

INCERTIDUMBRE. Tras el fracaso de la primera votación, se abrió una ventana de 60 días, hoy 57, para que los partidos busquen acuerdos para, eventualmente, presentar otra propuesta de investidura, ya fuera de Sánchez o de otro candidato. El límite, entonces, será el 23 de septiembre, pero habitualmente la política española se detiene en agosto, por lo que nadie espera que los diálogos se reanuden antes de septiembre, lo que acortará el tiempo efectivo hasta poco más de tres semanas.

En caso de no lograrse otra propuesta de investidura, España debería convocar de nuevo a las urnas, en unas elecciones que serían el 10 de noviembre. Esta situación ya se dio en el país tras las elecciones de diciembre de 2015, y recientemente Israel también se vio obligado a convocar una repetición electoral.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -