Opinión


Sandoval, Ojeda, Sánchez, Durazo...

Sandoval, Ojeda, Sánchez, Durazo... | La Crónica de Hoy

Los integrantes del Gabinete de Seguridad están en deuda con los ciudadanos. Es cierto que son empleados del Presidente, pero antes que eso son servidores públicos, comenzando por el Presidente mismo.

Es el momento de plantearles la siguiente pregunta: ¿De verdad vamos bien en materia de seguridad? Lo pregunto porque lo dijo el Presidente. Sostener que vamos bien ante el panorama desolador genera una profunda preocupación. Se cancelan las posibilidades de enmendar el camino.

 El general Sandoval tiene una hoja de servicios que impresiona. Ha sido comandante de unidades en todos los niveles de mando, ha tenido cargos de planificación, administrativos y académicos. El almirante Ojeda es un viejo lobo de mar, experto desde joven en seguridad nacional, con altos cargos operativos y administrativos en la Armada. Son de lo mejor que tenemos. ¿De verdad creen que estamos en el camino correcto? ¿La matanza de Aguililla no les mueve el tapete?

Como son soldados tienen que obedecer al Comandante en Jefe, eso ni siquiera se discute, pero uno supondría que hay reuniones de análisis en las que pueden hacer observaciones a partir de su experiencia y de los resultados hasta ahora alcanzados. Me ha tocado escuchar a personal militar decir que la 4T los ha estremecido. Ni hablar, todas las instituciones tienen que cambiar, pero cambiar para bien. Pregunto: ¿El Ejército y la Marina están cambiando para bien? 

En materia de seguridad López Obrador es un peligro para México. Expresiones como “Fuchi y Guácala”, o “los voy a acusar con sus mamás y sus abuelos” son muestra de que no entiende que no entiende. La muletilla de que la violencia no se combate con violencia es malinterpretar la razón de existir del Estado y del contrato social más elemental, que es: Tú me proteges; yo te obedezco. Para proteger es necesaria la violencia legítima del Estado.

López Obrador es un político colosal, el mejor para el manejo de símbolos y la creación de clientelas políticas a base de dinero en efectivo. Nadie se lo regatea, pero en materia de seguridad y combate a la delincuencia es analfabeto. ¿Sandoval y Ojeda que son expertos lo están ayudando a comprender la dimensión del fenómeno, sus implicaciones, su carácter internacional, sus implicaciones financieras?

Del resto de los integrantes del Gabinete de Seguridad hay muy poco qué decir. Alfonso Durazo es un político de medio pelo que está cosechando los frutos de su lealtad a AMLO que lo premió con un cargo para el que no está preparado. Estaba  pintado para  secretario particular. Eso es lo  suyo. Lo mejor para todos sería que Alfonso se fuera a Sonora con todo y los paisanos fifís que tiene incrustados en la Secretaría de Seguridad. Durazo no es militar y no tiene la obligación de la disciplina, pero sabe que su fortuna política depende de que le endulce el oído a Andrés Manuel diciéndole que todo está de maravilla y que sus ocurrencias son ideas magníficas, de estadista de altos vuelos.

Olga Sánchez  estaría mucho mejor en la Cámara de Senadores que en Bucareli, Es una de las pocas integrantes del gabinete con una visión progresista ante temas relevantes como el derecho a decidir o el consumo de drogas, pero en Gobernación el tiempo pasa sin que pueda hacer algo que deje huella. Todas las decisiones importantes se toman en otro lado.

Al final una recomendación. Si quieren descentralizar las dependencias públicas por qué no ubican el cuartel general de la Guardia Nacional en alguno de los municipios de Tierra Caliente. Ahí es donde se requiere una presencia contundente del Estado.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -