Opinión


Santiago Solari

El problema de llegar al banquillo del Madrid es que se estará siempre al borde del precipicio. Apenas hace unos días se festejaba que se cerró la brecha con el puntero equipo rival, pero ahora, tras dos juegos con el Barcelona, todos parecen odiar a Solari en la casa blanca. Ni qué decir, es uno de los riesgos de sentarse en ese banquillo y el entrenador argentino lo sabía. Así pues, nuestro Abajo de hoy no le dolerá tanto y satisface a los madridistas acérrimos.

Santiago Solari | La Crónica de Hoy

El problema de llegar al banquillo del Madrid es que se estará siempre al borde del precipicio. Apenas hace unos días se festejaba que se cerró la brecha con el puntero equipo rival, pero ahora, tras dos juegos con el Barcelona, todos parecen odiar a Solari en la casa blanca.
Ni qué decir, es uno de los riesgos de sentarse en ese banquillo y el entrenador argentino lo sabía. Así pues, nuestro Abajo de hoy no le dolerá tanto y satisface a los madridistas acérrimos.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -