Opinión


Se desenreda el Caso Aeroméxico y se enreda el de Morita

Se desenreda el Caso Aeroméxico y se enreda el de Morita  | La Crónica de Hoy

Por fin trascendió el retiro formal de la Iniciativa para la dizque

Ley General de Bienestar Animal propuesta por los diputados

morenistas de apellidos, él, Ambrocio Gachuz y, ella, García

Vidaña. Buen trabajo el del sector protector, que unido por un

 mismo objetivo demostró garra y fuerza. En mayoría, los

compañeres optaron por presentar una contrapropuesta, pero,

conociendo las mañas legislativas, el equipo al que tuve el honor

de pertenecer, presidido por la Dra. Yolanda Alaniz, se

decidió mejor por una bien fundamentada solicitud para que sin

posibilidad alguna de negociación el infame proyecto fuera

bajado tal como terminó sucediendo. Al respecto, ahora vemos

con mayor factibilidad una reforma a la Ley Federal de Sanidad

Animal que ya cuenta con un capítulo dedicado a la materia,

por lo tanto reforzarlo sería lo conducente, así como vincular al

propósito las normas oficiales mexicanas relativas, imponiendo

su estricta vigilancia y, en caso de ser quebrantadas, determinar

sanciones ejemplares, incluso de tipo penal, y…

 

Sobre el asunto de la pasajera de Aeroméxico y su perrita de alerta médica, les cuento que mi apuesta por la decencia de la empresa resultó bien correspondida. justo hace 8 días —afectadas, acomedidas y su metiche servidora— tuvimos reunión con Christian Pastrana y María Dolores Paradis, respectivamente director de Comunicación y Asuntos Públicos y gerente de Planeación Sostenible de la línea aérea, para conocer minuto a minuto el resultado de la investigación del paso de sus clientas bajo la competencia a su cargo, quedando evidenciado que solamente por parte de un miembro de su personal quedó inconclusa la determinación de mal trato, pero a la vez demostrándose que la pérdida del vuelo obedeció a que la viajante humana no respetó estrictamente los tiempos para abordar, ya que una vez que el Capitán Piloto Aviador a cargo de la aeronave realiza los cálculos obligados, la puerta de la aeronave cierra definitivamente. Lo anterior no fue obstáculo para que la reunión transcurriera en muy buenos términos, manteniéndose el interés de la compañía por mejorar la capacitación de sus más-menos 600 colaboradores, respecto al complejo manejo y diferenciación de cada Perro de Servicio que, de conformidad a la legislación local e internacional, es irrestricto su paso por establecimientos y el uso de los espacios públicos. De lograr el objetivo —comprendido el manejo de cualquier chucho, aunque vaya por carga— Aeroméxico pasaría a ser LA AEROLÍNEA específicamente DOG FRIENDLY, para lo cual, tanto el Grupo de Entrenamiento Canino Echegaray, A.C., cuya secretaria, Isabel Díaz de León, estuvo presente para lo propio, como CENATAC, organización que en México preside la médico pediatra Carolina Pallares, y que precisamente es AC dedicada al adiestramiento y uso debido de estos guaguás, se pusieron a la orden para iniciar lo conveniente. Dependerá de LA FIRMA el curso que tome la oferta. En cambio…

Donde el asunto se tuerce rara y misteriosamente al haber mucho mar de fondo, es en el CASO MORITA. Aunque se cuenta con documentación pública que consigna su judicialización, y con ello las medidas cautelares (por seis meses) y la “reparación del daño” por 30 mil pesos a entregar en dos exhibiciones, condiciones impuestas por jueza al presunto, el fisicoculturista Miguel Ángel Martínez Cortés (que a partir de la aceptación de las disposiciones se reconoce culpable), los afectados —que curiosamente no se acreditaron como propietarios de la perrita— alegan que fueron obligados por la Fiscalía a la aceptación de un acuerdo reparatorio ¿previo al juicio?, en el entendido de que nunca se determinaría pena corporal al imputado, más… suponiendo que así haya sido, y reconociendo además que tal figura aparece en el Código Nacional de Procedimientos Penales, los inconformes pudieron denunciar presión o hasta manifestarse arrepentidos, por cuanto los jueces suelen ser contundentes y hasta insistentes en preguntar a las partes si están de acuerdo con lo pactado y si entienden bien el procedimiento.

En lo que sí la regó y gacho la FEDAPUR, fue en haber derivado la necropsia de la perrita a un CECOCAN. Obligado era haber recurrido a la FMVZ-UNAM para certificar si aparte MORITA padeció sufrimiento y/o agonía, dictamen que definitivamente pudo haber cambiado el curso del procedimiento mandando al señalado, aunque sea por un ratito, al frescobote. Desaprovecharon LA OPORTUNIDAD de hacer emblemático un caso que además apesta a venganza pasional.

 

 

producciones_serengueti@yahoo.com
marielenahoyo8@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -