Escenario


Secuelas de la Cuarentena: La nueva realidad de la industria cinematográfica

El guionista costarricense Erick Pérez, en colaboración con el gremio audiovisual iberoamericano, encamina un ambicioso proyecto en el que más de 300 profesionales de la industria trabajan en 40 cortometrajes desde casa

Secuelas de la Cuarentena: La nueva realidad de la industria cinematográfica | La Crónica de Hoy

El proyecto se gestó en abril en Costa Rica y México. Cortesía

Con grabación, producción y post producción realizada desde el resguardo de sus hogares, guionistas, editores, directores, diseñadores de audio, diseñadores gráficos, así como más de 120 actores y actrices, se encuentran en la antesala de la presentación de Secuelas de la Cuarentena, un evento fílmico cuya intención radica en la experimentación con los procesos de realización de cine, haciendo uso de las plataformas digitales con las que contamos actualmente. 

El presente de la producción de cine se encuentra sumergido en una transfiguración de sus mecanismos, los cuales están migrando a las nuevas ofertas que la digitalización ha traído en los últimos años. Ante una necesidad inherente de continuar con la creación de contenido audiovisual, Erick Pérez se planteó una posibilidad arriesgada, donde la conjunción de un amplio equipo de colaboradores, traería consigo el quehacer cinematográfico hecho desde casa: 

“Como ha sucedido en muchas partes del mundo, fui parte de la población que perdió su empleo detonado por la pandemia mundial, lo cual me llevó a colaborar en proyectos en línea, en algún momento muto en la confección de Secuelas de Cuarentena”, compartió el guionista. 

“El reto para los guionistas en el proyecto fue el de utilizar los elementos que pudieran utilizarse en el hogar, además de utilizar a la cámara como un elemento diegético; fue más complicado para directores, productores, actores y actrices, desde el estricto sentido de la realización y planeación desde un contexto de encierro”, agregó. 

No cabe duda que las normativas para escribir o filmar historias están por modificarse, acomodándose a las circunstancias que el mundo vive actualmente, llevando a los guionistas a repensar cómo atacar una historia, de tal forma que siga los estándares de la nueva normalidad: 

“Pensar en una adecuación tan radical de la labor de los guionistas, en el futuro próximo, me parece aventurado, ya que considero que ésta no se modificará demasiado; el origen de las historias tendrá los mismos mecanismos. Sin embargo, el embudo de producción es lo que podría cambiar el guion, al llegar a las nuevas características que un set de filmación podría tener, vislumbrando un posible cine minimalista en el futuro y dando apertura a una creatividad amoldada a su contexto específico”, opinó el también productor. 

Desarrollado a mediados de abril, en Costa Rica y México, Secuelas de la Cuarentena ha logrado entablar un punto de conexión global entre creativos de distintas partes del mundo, llevando a una proyección de cómo se podría trabajar en la industria en un futuro no muy lejano: 

“El trabajar por un ideal en común ha sido la base principal de este proyecto, desprendiendo cuatro objetivos principales de ello: la continuidad en la creación cinematográfica; desarrollar una red de vinculación laboral más amplia, sin importar las fronteras geográficas”, dijo. 

“Disminuir los índices de ansiedad, y utilizar el proyecto como medio terapéutico y catártico para los involucrados; y finalmente, ofrecer una mayor oferta de contenido a las audiencias ávidas de consumo, en tiempos donde realmente se necesitan”, explicó. 

Encontrándose en las últimas etapas de post producción, los 40 cortometrajes se presentarán en la propia plataforma (secuelasdelacuarentena.com) y redes sociales del proyecto, teniendo abiertas algunas opciones de poder llegar a algunos espacios físicos u otras plataformas digitales. 

Finalmente, el creador de Secuelas de la Cuarentena ofrece un punto de vista alrededor del quehacer cinematográfico, y del crecimiento de las herramientas digitales que se encuentran más al alcance del público, sin la necesidad de recurrir a gastos exorbitantes para poder contar una historia en la pantalla grande: 

“Actualmente lo que se busca son buenas historias, sin necesidad de recursos enormes para poder construirla; la constancia, y la perseverancia de crear y narrar historias atractivas para las audiencias, casi siempre derivará en la opción de tener más recursos para proyectos futuros”, finalizó el guionista.

Comentarios:

Destacado:

+ -