Metrópoli


Seguridad, principal preocupación en la niñez de la Ciudad de México

“La policía debe estar cerca de lo que pasa en nuestras colonias”, dice Vanessa de 11 años, durante la tercera Consulta a Niñas, Niños y Adolescentes 2019

Seguridad, principal preocupación en la niñez de la Ciudad de México | La Crónica de Hoy

"La policía debe estar cerca de lo que pasa en nuestras colonias”, dice Vanessa; esa opinión fue la que depositó ayer al participar en la tercera Consulta a Niñas, Niños y Adolescentes 2019 que realizó el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM).

La pequeña de 11 años participó por primera vez en este ejercicio de la democracia capitalina al acompañar a su hermano, Juan Antonio, de 14 años,  a cumplir con su tarea. Ambos estudiantes llegaron con su mamá, de nombre Gloria hasta una de las dos mesas receptoras instaladas en el Parque de Los Venados que ayer lució repleto de menores de edad que ejercían su derecho a la expresión. Al preguntarle a la madre de familia acerca de cómo se enteró de este ejercicio, Gloria, de aproximadamente 38 años, responde que en la secundaria de su hijo lo dejaron de tarea.

Vanessa entusiasmada de que sabía que ella podía participar en esta consulta no lo dudó y se atrevió a opinar sobre los principales problemas que le preocupa a este sector de la población. “La policía debe saber lo que nos pasa y debe estar cerca de nosotros”, dice con voz tímida la menor.

Su hermano Juan Antonio indicó que él opinó que las autoridades deben controlar la venta de alcohol a los menores y además de que en la ciudad hay mucha violencia”, dijo el jovencito de 14 años que junto con su familia es residente de la alcaldía de Benito Juárez

Crónica fue testigo de la jornada de participación de las niñas, niños y adolescentes en el Parque de Los Venados.

Para Mauricio Huesca Rodríguez, consejero electoral del IECM, estos ejercicios tienen el fin de que se convierta en un hábito hacer que los menores de edad de esta ciudad capital se manifiesten en los ejercicios de la democracia participativa, y la obligación de las autoridades electorales es impulsarlos y vigilarlos.

Al arrancar la jornada, Huesca, presidente de la Comisión de Educación Cívica y Construcción de Ciudadanía, dijo que el objetivo es sembrar valores como la tolerancia, la igualdad y el respeto.

“La democracia comprende dos dimensiones: la colectiva que implica el respeto a todas las personas y la individual que representa el derecho a participar. Lo que se busca es trasformar esta visión para incidir en la cultura política. Las niñas, los niños y adolescentes deben ser aceptados como sujetos de derechos”.

Santiago, de 11 años, también quiso emitir su opinión acerca de lo que le preocupa como pequeño ciudadano.

“La inseguridad es el principal problema en las colonias”, le dice Santiago al consejero Huesca.

“¡Qué bueno saber su opinión!”, expresa el funcionario del IECM, quien reitera que los resultados de esta encuesta se darán a conocer a más tardar en un par de meses y se compartirán con los diputados locales y el Gobierno de la Ciudad de México para hacerlos vinculantes, y, también, generar iniciativas que se traduzcan en leyes a favor del entorno de los habitantes de la gran metrópoli, pero a partir del sentir de las niñas, niños y adolescentes.

Las y los niños de 6 a 9 años pudieron compartir su opinión mediante un dibujo y/o texto libre.

Las y los menores de 10 a 17 años pudieron escribir sobre tres temas que hayan identificado en consultas anteriores y que consideren importantes resolver.

Las y los participantes acudieron a alguna de las 858 Mesas Receptoras de Expresión que se instalaron en puntos estratégicos de las 16 demarcaciones territoriales, en las que se distribuyeron un total de 143 mil 550 boletas

Carolina del Ángel Cruz, consejera electoral mencionó en un comunicado que como institución, el IECM debe ser capaz de entender la forma en cómo ven la vida los menores de edad, ya que de manera simple expresan que las cosas deben cambiar.

En tanto, la también consejera Gabriela Williams dijo que la perspectiva de las niñas, niños y adolescentes forma parte de un paradigma de inclusión y fortalecimiento democrático, que se origina a través de procesos graduales en los cuales, las personas tienen la posibilidad de intervenir en asuntos públicos en cada momento de su desarrollo. Hacer efectivos estos procesos generaría un doble beneficio al modelo social de la Ciudad de México, por un lado, se fomenta una mayor participación ciudadana y, por otro, se conocen y atienden las necesidades de cada comunidad.

“Las voces de la niñez y de la adolescencia se encuentran vulnerables al rechazo, y más aún, son interpretadas o medidas por las personas adultas, a menos que se presenten desafíos en los ordenamientos normativos”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -