Opinión


SEMANA DE LUCES Y SOMBRAS

SEMANA DE LUCES Y SOMBRAS | La Crónica de Hoy

Shuan Shuan, mi muy querida pandita huésped del Zoológico de Chapultepec, alcanzó el pasado lunes una edad simbólica y muy avanzada para su especie. Llegó, pues, a los 33 años de edad, ubicándola como la más longeva fuera de la República Popular China. En mis tiempos al frente de la Institución que la alberga, y por lo cual tuve el privilegio de conocerla desde su programación, nacimiento y hasta que cumplió 10 años, la esperanza de vida para su especie estaba marcada entre los 15 y los 20, y ahora veo, con gran emoción, que aquella dulce bebita llamada Doble-Doble en chino, precisamente porque fue la segunda en nacer, además, de un segundo parto gemelar de Ying Ying (claro, con la importantísima colaboración de su Pe-Pe del alma) goza de una vejez estupenda, lo que sin duda obedece a un manejo y atención adecuados, que también prosperaron gracias a la apertura de los expertos chinos que por fin accedieron a compartir información y capacitación. ¡Felicidades pequeña!, ruego porque sigas un tiempo más entre nosotros, siempre bajo la mejor condición.

En otro tema, el pasado 3 de junio celebré en este mismo espacio la comunicación emitida desde el Ministerio de Agricultura chino, informando que los perros domésticos… ¡OJO!… do-més-ti-cos… habían dejado de ser considerados ganado, y por lo tanto quedaba prohibido su consumo humano y como así, supuestamente la realización del deplorable Festival de Yulin dedicado precisamente a este desencarnado asunto, y las malditas granjas para la crianza y el crudelísimo procesamiento de los chuchos. Bueno, pues ahora e igualmente desde la milenaria China nos llega otra estupenda noticia, esta vez a favor de una de las criaturas más dulces y sensibles de la Naturaleza: los pangolines, cuyas escamas defensivas han sido razón para que sus ocho especies (cuatro asiáticas y cuatro africanas) se encuentren catalogadas en peligro de extinción porque para peor son las mayormente traficadas en el mundo, partiendo de que la farmacopea oriental concede a esa parte de su cuerpo poderes curativos, así que… hechas polvo metido en cápsulas, son consumidas como remedios contra la artritis y otros problemas de salud sobre los que científicamente no está comprobada su eficacia, razón suficiente que se sumó a que estas criaturas se presupongan como LA especie intermedia para el contagio humano del SARS-CoV-2 causante de la Covid-19, quedando por tanto eliminados de la lista de medicinas tradicionales. Por cierto, se ha intentado como alternativa la conformación de granjas para crianza de pangolines a estos efectos de su “aprovechamiento”, mas no han dado resultados. Los pangolines necesitan SU medio y libertad para subsistir, dado lo cual, se están trabajando alternativas a base de hierbas y otros menjurjes que suplan eficientemente los supuestos beneficios de sus codiciadas escamas. ¡Que así sea!, y que pronto China dé color similar en lo tocante a las vejigas de totoaba, cuya comercialización y consumo son causa de que ya casi se extinga nuestra vaquita marina.
Otra buena fue la que nos llegó desde Ecuador por parte de Paulo Proaño, su ministro de Medioambiente, que fue más que atinado al permitirnos al resto del Planeta ser testigos virtuales del regreso del viejo DIEGO a su terruño de origen. Se trata de una tortuga de las Galápagos que salvó a su especie de la extinción al reproducirse generosamente. Es por ello que tras años de periplos diversos para el propósito y tanto en EU como en la Isla Española, el pasado lunes fue regresado a Isla Santa Cruz para su gozo pleno durante los años que le resten a los 100 que se asegura tiene, pero ya sin la presión de arrejuntarse si no lo desea, más como suelen ser de amorosos estos quelonios el sitio será insuficiente pues… al traslado del tortugón se sumaron otros 14 machos que si resultan ser sus hijos, ¡qué se cuiden las hembritas!
Hay más, pero el espacio se acabó por hoy, así que cierro con un fuerte ¡olé! para el británico Hamilton Lewis (Campeón de F1), que en estos días se posicionó definiendo a la tauromaquia como asquerosa, dirigiéndose concretamente a España. ¡Ni qué agregar! Sólo espero que le informen, que entre los contados ocho países en que todavía se practica esta infamia está México, y se niegue a correr en el Gran Premio que nos toca o… ¿tocaba?

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO