Nacional


Semarnat entrega estudio de impacto ambiental de Santa Lucía

Fue entregado a la Sedena el pasado 18 de julio. El Presidente reconoció que “lleva mucho tiempo hacer los trámites, no sólo al ciudadano, no sólo al empresario, también al interior del mismo gobierno”

Semarnat entrega estudio de  impacto ambiental de Santa Lucía | La Crónica de Hoy

El estudio de impacto ambiental que se hizo en torno al proyecto del Aeropuerto de la Base Militar de Santa Lucía fue entregado por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el pasado 18 de julio, a la Secretaría de la Defensa Nacional para su análisis.

La Semarnat publicó en su portal el estudio denominado Proyecto para la Construcción de un Aeropuerto Mixto Civil / Militar con Capacidad Internacional en la Base Aérea Militar No. 1 (Santa Lucía, Estado de México),e indica que su interconexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la reubicación de Instalaciones Militares obedece a la necesidad de satisfacer la demanda creciente de servicios aeroportuarios civiles (pasaje y carga), que actualmente cubre el AICM.

Mientras el documento ya estaba en línea desde el pasado jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador ayer mismo reclamaba que aún no estuviera listo el resultado del estudio, por lo que confió en que la próxima semana ya quede definido.

De gira por San Luis Potosí, López Obrador reconoció que “lleva mucho tiempo hacer los trámites, no sólo al ciudadano, no sólo al empresario, al interior del mismo gobierno, hasta ahora, por ejemplo no nos entregan el estudio de impacto ambiental de Santa Lucía, y es un proyecto estratégico y todavía la Secretaría de Medio Ambiente no lo entrega, espero que ya la semana próxima lo termine”, indicó.

Poco después de esta declaración esa dependencia informó que el estudio ya estaba en su sección de trámites.

El análisis del proyecto de Santa Lucía advierte que la ejecución de esta obra generará 38 impactos adversos significativos y 31 impactos benéficos significativos.

“Es necesario destacar que la mayoría de los impactos adversos tienen medidas de mitigación para atenuar, disminuir, prevenir, controlar o compensar el impacto; y que para el caso de los impactos benéficos, en la mayoría se tendrán medidas para preservar el mismo”, aclara.

La dependencia señala que el principal impacto adverso será el que ocasione las mayores afectaciones en cualquier etapa de este desarrollo, y éste consistirá en las emisiones contaminantes a la atmósfera y ruido generado en la etapa de operación del proyecto.

El otro impacto significativo es el uso de aguas del acuífero para la operación de la obra y se considera como un impacto adverso para los usos que se le podría dar a ese caudal durante la vida útil del proyecto, poniendo en riesgo el sobreexplotado acuífero para dotar de agua a la población circundante.

Sin embargo, en el documento se justifica que este proyecto surge a raíz de la saturación de operaciones del AICM. Se explica que el aeropuerto capitalino cuenta con dos pistas paralelas separadas 305 metros entre sus ejes, lo que impide la operación de aproximaciones simultáneas. “De acuerdo con datos estadísticos de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), se tiene que, en determinadas horas, en más de 52 ocasiones en 2013, las operaciones en el campo aéreo del AICM rebasaron el número máximo que puede ser atendido por hora. Al respecto, la capacidad segura y eficiente del aeropuerto capitalino es de 61 operaciones por hora, con un máximo de 40 llegadas, con una separación de 4 millas náuticas sucesivas, tomando en cuenta el tiempo de ocupación de pista (ROT).

El decreto de saturación en el campo aéreo del AICM indica que las operaciones se rebasan en el horario de las 7:00 a las 22:59 horas.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -