Opinión


Senador Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado

Senador Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado | La Crónica de Hoy

Hace apenas siete años se crearon los organismos constitucionales autónomos en el marco de las reformas estructurales originadas por el “Pacto por México”. En su momento, los acuerdos plasmados en la constitución. y leyes secundarias se recibieron con beneplácito, particularmente los de política energética, telecomunicaciones y competencia económica. Sin embargo, una iniciativa presentada ante la Comisión Permanente podría amenazar la existencia de esas instituciones como hoy las conocemos. Habría que preguntarnos si fusionadas todas estas se pondría en riesgo su funcionamiento y su autonomía.

Si tuviéramos que hacer un balance de los logros de la COFECE, CRE e IFT, seguramente habría cosas muy positivas que señalar, tanto en materia de telecomunicaciones y combate a las prácticas monopólicas, como la apertura a jugadores en diversos sectores cuya naturaleza permite incrementar el número de competidores y con ello mejorar condiciones de precio y calidad a favor de los consumidores.

Pero ahora hay otras consideraciones, como la austeridad gubernamental, bajar gastos innecesarios, aunque en ese intento ha habido que dar marcha atrás a algunos planteamientos, como lo que recientemente pasó con el Fidecine, el principal fondo gubernamental de apoyo a la producción cinematográfica nacional.

En esta misma línea de bajar gastos, el Senador Ricardo Monreal propuso fusionar el IFT, la COFECE y la Comisión Reguladora de Energía, para crear un organismo que se llamaría Instituto Nacional de Mercados y Competencias, que tendría sólo 5 comisionados y abarcaría la toma de decisiones en estas materias, argumentando similitudes, que sí las hay, en la naturaleza y procedimientos de estos organismos que hoy funcionan por separado. En un análisis comparativo internacional se puede ver la diversidad de esquemas bajo los cuales funcionan organismos simlares, algunos operan juntos o separados, otros son autónomos del ejecutivo o apéndices de él, inclusive en la poderosísima Comisión Federal de Comercio, FTC por sus siglas en ingles, va más allá, estableciendo algo que en nuestro país sería escandaloso poner en papel, que los comisionados puedan tener identidad partidista. La normatividad del FTC señala expresamente, tres Comisionados pueden ser del mismo partido político (de un total de cinco), así de claro, sin querer tapar el sol con un dedo.

Si bien se pudiera argumentar que preferentemente los comisionados deben ser especializados en la materia específica, esto no sucede en su contrapeso, el poder judicial, donde los juzgadores administrativos especializados dictan sentencias indistintamente en materia de telecomunicaciones, radiodifusión y competencia económica.

La creación de los organismos autónomos  sin duda fue positiva, aunque vino acompañada de demasiados comisionados, 21 entre las que se pretende fusionar, y si a esto agregamos otros puestos de primer nivel creados en los últimos dos sexenios como subsecretarias, direcciones general y asesores, generó una gran carga para el gasto corriente y nuestros impuestos.

Al debatir la iniciativa de Monreal será indispensable reconocer que sí hay avances en el trabajo de los organismos especializados en beneficio de los consumidores, que se ha evitado dobles ventanillas, de facto y de jure, que antes eran fuente de corrupción, lo que no debe volver. Así también, al cambiar el proceso de selección, lo cual puede ser acertado, no deben dejarse de establecer requisitos y perfiles ideoneos, académicos y profesionales. Monreal ha probado mucha eficiencia a la hora de sumar votos para los proyectos que se le asignan, este será todo un reto, pero al final debe recordarse que la existencia de un regulador fuerte y totalmente autónomo, garantiza inversiones al país, sea uno o sean tres.

 

Notario y Maestro en Políticas Públicas
Twitter: @AMaximilianoGP
maximilianogarciap@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO