Opinión


Sesenta años

Sesenta años | La Crónica de Hoy

*Dr. Gerardo Gamba

El Departamento de Nefrología y Metabolismo Mineral del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) cumple 60 años de haber nacido oficialmente. Lo festejamos durante el curso anual del Instituto Mexicano de Investigaciones Nefrológicas, agrupación académica de profesionales de la salud interesados en la fisiología del riñón y las enfermedades renales, su mecanismo, evolución, pronóstico y tratamiento, que fue gestado en 1972 por varios nefrólogos emanados de nuestro Departamento y por quien entonces era jefe del mismo. El curso anual ocurrió en el INCMNSZ y el concierto mensual que ofrece el Instituto fue dedicado a los sesenta años del Departamento, en el que paradójicamente, nos deleitó con su virtuosismo un pianista muy joven, pero ya de altos vuelos. Sergio Vargas que con sus apenas 13 años de edad ha presentado conciertos en diversas salas de las mas reconocidas en el mundo.  Sergio fue galardonado con el Premio Nacional de la Juventud en 2018, certamen en el que por cierto, también recibió dicha distinción Andrea Sánchez Navarro, alumna de Doctorado en nuestro Departamento.

En realidad lo que hoy es el Departamento de Nefrología empezó operaciones en 1957, pero inició como el Laboratorio de Líquidos y Electrolitos del ­entonces Hospital de Enfermedades de la Nutrición en la calle de Dr. Jiménez, en la colonia de los Doctores. Dos años después fue formalmente constituido como un Departamento del Instituto.

El fundador y primer jefe fue Alfonso Rivera. El Dr. Rivera fue probablemente el primer “medico científico del hospital” (lo que se conoce en inglés como physician scientist). Es decir, la figura del médico que se dedica de tiempo completo al trabajo asistencial, académico y de investigación en la Institución. El término no se refiere al tiempo completo administrativo y burocrático de 8 horas al día. Se refiere a que el médico dedica todo su tiempo laboral a la Institución. Alfonso Rivera ha sido descrito como un hombre brillante y con gran capacidad de planeación a futuro. Se percibía, según dicen nuestros maestros nonagenarios, como el sucesor natural del Maestro Zubirán. Entendía la fisiología renal de entonces como pocos y supo ver con antelación la importancia tan grande que tiene el entendimiento de la fisiología y los trastornos de líquidos y electrolitos en la medicina interna, especialidad central por excelencia del INCMNSZ.

El Dr. Rivera murió en un trágico accidente aéreo, junto con otros miembros del Instituto, por lo que su brillante carrera se vio truncada en 1964. Tres años antes, sin embargo, uno de sus más brillantes pupilos regresó al Instituto después de una estancia de tres años entre Ann Arbor, Michigan y la ciudad de Boston, Massachusetts, en la que, siguiendo la tradición iniciada por el maestro Zubirán, realizó la residencia de nefrología en el mundialmente famoso Peter Bent Brigham Hospital, ahora Brigham and Women’s Hospital. Su jefe fue nada menos que Peter Merril, nefrólogo parte del equipo que llevó a cabo el primer trasplante de riñón, por el cual el Dr. Joseph Murray recibiera en 1990 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina. Como en ese año yo era Fellow en el Brigham and Women’s, tuve la fortuna de asistir a la fiesta que se ofreció cuando supimos que el Dr. Murray sería galardonado con tan alta distinción.

José Carlos Peña tomó el rumbo del Departamento en 1964 y fue su jefe hasta el año de 1992. El Dr. Peña fue responsable de hacer crecer el Departamento y traer al Instituto la modernidad que aparecía entonces para manejo de las enfermedades renales, lo que incluyó la hemodiálisis, la diálisis peritoneal, la unidad metabólica, el metabolismo mineral, los trasplantes renales y la nutriología del enfermo renal. Entrenó a decenas de los primeros nefrólogos que hubo en México, varios de los cuales trascendieron generaciones por su capacidad de formar alumnos, como el Dr. Juan Abraham en Morelia o de realizar investigación original, como el Dr. Jaime Herrera, que a la postre fuera el Jefe del Departamento de Nefrología de nuestro Instituto hermano, el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez.  El Dr. Peña continuó los trabajos de investigación iniciados por el Dr. Rivera y desarrolló varias líneas propias. Es uno de los nefrólogos que yo conozco que entienden mejor la fisiología del riñón. Durante la ceremonia del aniversario tuvimos la oportunidad de que nos dirigiera muy sentidas palabras. Afortunadamente, a sus 89 años de edad se encuentra en espléndido estado de salud y aparenta ser cuando menos 15 años menor.

El tercero y último jefe del Departamento es el Dr. Ricardo Correa Rotter, que tomó las riendas en 1992 y lo ha conducido hasta la fecha actual. Con Ricardo creció exponencialmente el Departamento, su capacidad de atención y sobre todo la producción de nuevos nefrólogos que se ha mantenido en promedio de 6 por año durante los últimos 25 años. Se inició la nefrología invasiva que nos ha permitido la atención de enfermos con mucho menos riesgo. La investigación tanto experimental como clínica crecieron, al grado tal que en estos 25 años el Departamento ha producido mas de 500 publicaciones, algunas de ellas en revistas de tan alto nivel como el New England Journal of Medicine, Lancet, Nature y el Proceedings of the National Academy of Science.

El INCMNSZ es un Instituto Nacional público de la Secretaría de Salud. Atiende a la población mas desprotegida del país. Gracias al trabajo de los jefes mencionados y de muchos que pasaron por nuestras paredes o que siguen en el Departamento, podemos decir con orgullo que hemos podido ayudar a que centenas de pacientes hayan sobrevivido varias décadas, aun después de que la insuficiencia renal crónica los había condenado a la muerte. La Insuficiencia renal crónica es frecuente y tratable, pero costosa. Es la causa número 1 de muerte en mujeres mexicanas. ¿Qué será de nuestros futuros pacientes si los recortes a nuestro sector continúan de la forma en que se han dado durante la presente administración?

 

Director de Investigación, Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y Unidad de Fisiología Molecular, Instituto de Investigaciones Biomédicas, UNAM.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -