Opinión


Sexo consensuado

Sexo consensuado | La Crónica de Hoy

Después de la tormenta que dejó el Me Too en México es necesario hablar del sexo consensuado. Muchas de las quejas que recibió el movimiento en redes sociales fue que había denuncias hechas por exparejas. Algunas personas creían que estas denuncias podían ser “revanchas sentimentales”, pero  calificarlas de esa manera es no entender y no criticar nuestra propia educación sexual y sentimental.

Y justo lo más importante del movimiento es la visibilización de las conductas que se establecen entre las personas; hablar de cómo hemos sido educados para relacionarnos con los otros. Muchas de las agresiones y violaciones sexuales que sufren sobre todo las mujeres son de las personas más cercanas a ellas: sus parejas, amigos o familiares.

El sexo siempre debe ser deseado y consensuado por ambas partes. Siempre. No hay de otra. Si el sexo no es consensuado es violación. No importa si son novios o están casados por el santísimo matrimonio, si la otra persona no quiere tener sexo en un determinado momento y es forzada, sea con chantaje emocional o hasta por cualquier otro tipo de violencia, es una violación.

Durante muchos años se nos ensenó que los hombres tenían que conquistar a las mujeres. Como si se tratara de vencer, mediante una operación de guerra, a una persona, un cuerpo o su “amor”. Un no era un sí que se podía conseguir con esfuerzo, desenfundando labia, talento y habilidades y contra todas las dificultades posibles, incluso contra la resistencia de ella.

Aprendimos de las industrias culturales (televisión, revistas, radio, cine y hasta literatura) que el deseo de ella no importaba. El hombre podía convertirse en un seductor y conquistarla aun pese el rechazo inicial. Por ello muchas personas se justifican y creen que las mujeres están obligadas a tener sexo cuando reciben regalos, favores o cortesía.

Los clásicos memes que esperan que una mujer tenga sexo con los hombres que son amables, tiernos y pagan la cuenta son totalmente machistas. La conocida friend zone de las que tanto parecen quejarse los hombres es no entender que el sexo siempre debe ser consensuado y sobre todo deseado. 

El deseo es la base del sexo. Hombres y mujeres tenemos que entenderlo y reaprenderlo. No tenemos porque ceder o soportar bajo una determinada condición tener relaciones sexuales. Un no es no. Puede manifestarse de muchas formas no sólo con la palabra y en eso también debemos reeducarnos.

Hay dificultad para decir un no de forma directa, sobre todo en relaciones de poder. Se ve muy claro en casos donde el jefe, maestro o autoridad busca establecer una relación sexual con una empleada, alumna o subordinada.

Tenemos que comenzar a hablar más acerca de sexo y relaciones en todos los niveles. No hay nada más sensual que el otro nos desee y nosotros a ellos. Hay una guía divertidísima para buscar sexo consensuado, hecha por la periodista y feminista Irantzu Varela llamada Sexo consentido publicado en el canal de YouTube de La Tuerka.

Y tampoco es que ya no se pueda ligar o coquetear con alguien. Siempre se puede. Siempre que el otro acepte o siga el ligue o el coqueteo.

*Recuerda, ante cualquier duda acerca de si la otra persona quiere tener algún tipo de relación sexual contigo o no, es mejor preguntar. No, no es aburrido. Es necesario en un mundo donde al parecer todavía no sabemos relacionarnos bajo el deseo y el consenso.

 


@wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -