Academia


“Sin fideicomisos, México pierde su columna vertebral en la investigación”

Su extinción dejará secuelas después de este gobierno, señala Brenda Valderrama. La única discrecionalidad de los recursos será cuando sólo los ejerza Conacyt, añade José Franco

“Sin fideicomisos, México pierde su columna vertebral en la investigación” | La Crónica de Hoy

Este jueves en el pleno de la Cámara de Diputados se vota el dictamen que eliminaría los fideicomisos en ciencia y otras áreas, los cuales se han construido con muchas complicaciones a lo largo de los últimos años, sin ofrecer un mecanismo efectivo y real para su sustitución. El impacto de esta acción tendrá una repercusión que resonará años después de este sexenio y de la 4T, sólo para obtener unos pocos recursos, que sin embargo son esenciales para dar certidumbre en la investigación transanual y transexenal, por montos que apenas significan las pérdidas de Pemex en un mes en su primer semestre en 2020. 
Estos son algunos de los impactos que se consolidarían con el voto del dictamen para extinguir más de cien fideicomisos, de acuerdo con la biotecnóloga Brenda Valderrama y el astrofísico José Franco, investigadores de la UNAM quienes conocen de cerca el desarrollo de la política científica en las últimas décadas. En entrevista, los especialistas advierten la repercusión de la decisión legislativa y la inutilidad del Parlamento Abierto para discutir el tema y que significó al final una simulación legislativa.
“Diferentes facciones políticas tomaron en cuenta las posiciones de instituciones y sociedades científicas, que fueron empleadas en la discusión, pero no cambiaron el sentido del voto de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, que fue monolítico con sus excepciones”, señala Valderrama, también presidenta de la Academia de Ciencias de Morelos. 
Desaparecer los fideicomisos de ciencia no sólo tendrá un impacto en la comunidad científica, añade, sino en el desarrollo del país, pero es preocupante la pérdida de oportunidades que generará, la fuga de cerebros y la obsolescencia de equipo. “Aún suponiendo que esto se revierta en los próximos años, nos llevará muchos más regresar a donde estábamos hace dos. De seguir así nos podemos perder de una generación completa de investigación, eso es muy costoso para un país”. 
El resultado será regresivo, puesto que impedirá mantener mecanismos de flujo de financiamiento sin importar el año fiscal o el cambio de gobierno, agrega. “Tener transexenalidad convertía la medida en una política de Estado, así pasamos por tres transiciones políticas sin que se perturbara la generación de conocimiento; sin estos fondos, se pierde la columna vertebral de la investigación”. La investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM enfatiza que no sólo se requiere de financiamiento, sino de estos mecanismos que los garanticen; sin embargo, ni siquiera hubo argumentos entre los legisladores-Ejecutivo que se sostuvieran un mejor esquema. 
Por otra parte, la comunidad científica ha manifestado su inconformidad por la votación en comisiones que hoy se desahogará en el Pleno, el cual “tendrá una oportunidad para rectificar y detener una acción que afecta a fondos destinados a cuestiones vitales para México y que será desastrosa para el desarrollo científico del país”, señaló la red de científicos ProCienciaMx en un comunicado que hizo llegar a los 500 diputados. 

DISCRECIONALIDAD. Los legisladores de Morena y el gobierno federal han mencionado que no se dejará de apoyar a los sectores, sin embargo, no hay mecanismos que lo garanticen ni leyes transitorias que lo especifiquen en la derogación. “¿Para qué quitar y después volver a dar? No es creíble y es una más de las mentiras que han esgrimido”, señala José Franco, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias. “Decir que los fideicomisos son opacos y discrecionales es falso porque no hay estudio de indicadores de ningún tipo [legisladores de Morena argumentaron que no había patentes suficientes y que el impacto para la nación de artículos en revistas era insuficiente], como tampoco una evaluación de su desempeño, pero sí había recursos legales y jurídicos que los regulaban”. 
Valderrama añade por su parte que no hay claridad si además de los fideicomisos que se anularán se encuentran además los de tipo institucional en Conacyt o “si también serán confiscados”. “El último recurso es que todo el dinero depositado en los fideicomisos se trasladen a Conacyt, si no, perderemos proyectos transanuales, la única ventaja que da un fideicomiso”. Sin embargo, esta medida traería consigo otro problema.
La dirección de Conacyt ha mencionado que todo quedará bajo un mismo fideicomiso que controlará la institución, sin embargo, no hay garantía de que se no se haga de manera discrecional, puesto que los fideicomisos estaban etiquetados para áreas y proyectos específicos. Paradójicamente, al igual que el Ejecutivo, los legisladores a favor de su extinción argumentan, sin pruebas, que los fideicomisos han sido discrecionales. 
“Cada fideicomiso está hecho para un fin específico, tienen reglas para su utilización”, señala Franco. “En un fideicomiso común sin estas reglas se vuelve discrecional su empleo si es una única instancia la que decide qué se va a investigar y qué no”, El científico añade que el argumento de los legisladores sobre la opacidad y discrecionalidad se va a aplicar desde el primer día si queda a cargo de Conacyt. 
 

SI SALE PEOR LA MEDICINA. Para José Franco, sin análisis, extinguir los fideicomisos no es más que ir tras un “botín”, el cual es muy discreto si se compara con las pérdidas de Pemex en su primer trimestre, por ejemplo. 
“Si uno mide los alrededor de 60 mil millones de pesos que se obtendrán de los fideicomisos y los compara con las pérdidas de Pemex en el primer semestre de 2020, 606 mil millones de pesos, se da cuenta de que se está obteniendo el equivalente a un mes de pérdidas”. En cambio, esos recursos son muy importantes, para la ciencia, el cine, la protección de periodistas y de personas afectadas por fenómenos naturales. “Lo que sucedió en la comisión fue decepcionante, desoyeron lo dicho en el Parlamento Abierto. Esto es una burla para las comunidades involucradas, cultura, ciencia, periodistas…”.
Otro “argumento” esgrimido por los legisladores-Ejecutivo a favor de la extinción es que se requieren recursos extras para atender la emergencia sanitaria y económica. Sin embargo, no hay certeza de cómo se utilizarán esos recursos, aún así parece una solución falaz: “Es como si tuviéramos un invierno muy frío y para calentarnos quemamos la biblioteca”, refiere Brenda Valderrama. 
Una “solución” de este tipo nos haría perder la capacidad de conocimiento, mantener la reserva de talento y capacidad competitiva. “Aun más, si se ve desde la perspectiva de COVID, México es de los países que no tiene un proyecto de vacuna; Perú, Tailandia, Cuba, lo tienen, pero nuestro país no y eso es es resultado de una política de Estado. Esto nos alejará del desarrollo de otras áreas de investigación, como la biotecnología y vacunas, que es lo que necesitamos para salir de esta crisis”. 

Comentarios:

Destacado:

+ -