Cultura


Sin rastro, acervo de la biblioteca del expenal de las Islas Marías

Reportaje. Los libros donados por la pasada administración capitalina habrían sido repartidos en otros centros penitenciarios. Se desconoce qué títulos eran, a excepción de los donados por la UAM, muchos de los cuales son carácter especializado

Sin rastro, acervo de la biblioteca  del expenal de las Islas Marías | La Crónica de Hoy

El penal se convertirá en el Centro de Capacitación Ambiental y Educación de Niños y Jóvenes “Muros de agua José Revueltas”.

Mp3, internet y el fin de los discos compactos, El teatro en la Universidad Autónoma Metropolitana, Procesos siderúrgicos y Los mil rostros de Juárez, son algunos de los libros que los presos del Complejo Penal Islas Marías, ubicado en Nayarit, tenían disponibles para su lectura y que llegaron ahí como parte de una campaña de donación implementada por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

Sin embargo, la dependencia local no cuenta con una memoria de esa campaña y desconoce el listado completo de los mil 700 libros enviados en 2015 por petición del entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y autorizados por el exsecretario de Cultura Eduardo Vázquez Martin.

A propósito de esa donación y de que en su momento, Miguel Ángel Mancera declarara que el Complejo Penal Islas Marías contaba con una biblioteca pública “con más de tres mil 100 consultas”, este diario solicitó a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana los mapas con la ubicación de los espacios de lectura en el complejo, pero la información fue clasificada como reservada por cinco años.

Otras preguntas que hizo Crónica después de que el 8 de marzo de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara el cierre del complejo para transformarlo en el Centro de Capacitación Ambiental y Educación de Niños y Jóvenes “Muros de agua José Revueltas”, fueron: ¿qué libros leían los presos y en dónde se encuentran esos ejemplares?

Sin dar una respuesta detallada, la Secretaría comentó que el acervo bibliográfico de la Biblioteca del extinto Complejo Penitenciario fue distribuido a los diferentes Centros Penitenciarios Federales.

LIBROS ESPECIALIZADOS. En el rastreo de libros, Crónica localizó la existencia, en 2014, de la campaña Un libro hace la diferencia, implementada por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México a través de su red de Libro Clubes, no obstante, la dependencia no cuenta con registro de esa campaña, únicamente existe un boletín de prensa.

En el boletín SC/DDP/CP/225-15, emitido el 23 de marzo de 2015, la Secretaría de Cultura local informó que su red de Libro Clubes entregaría mil 700 libros reunidos durante la campaña en mención, creada específicamente para el Complejo Penal Federal Islas Marías.

La campaña, explica el boletín, se realizó del 3 de noviembre al 1 de diciembre de 2014, a petición de Miguel Ángel Mancera, quien pidió donar libros y revistas a la biblioteca pública de dicho complejo, “la cual registra mensualmente más de tres mil 100 consultas”.

En ese mismo documento se detalla que el objetivo de la campaña “fue esencialmente contribuir a la reinserción de la comunidad de este centro penitenciario a través de la solidaridad de los lectores y ciudadanos” y que los libros reunidos eran novelas, cuentos, poesía, obras de teatro, antologías, ensayos, obras para público infantil y juvenil, y manuales de oficios.

De esos mil 700 libros, 700 fueron donados por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Azcapotzalco, y aunque la UAM sólo tiene el listado de 225 libros enviados, son los únicos ejemplares de los que este diario pudo obtener el nombre.

“A nombre de la Sección de Producción y Distribución Editoriales de la UAM Azcapotzalco deseamos manifestarle nuestra satisfacción por contribuir a la Secretaría de Cultura a través del Programa Libro Club de la Ciudad de México, mediante la campaña de donación de libros Un libro hace la diferencia para la población del Complejo Penitenciario Islas Marías”, señala el oficio CEU.SPDE.225.14

Dicho traslado constó de 225 volúmenes (75 títulos y 3 ejemplares de cada uno) e incluyó materiales literarios, de ensayo, arte y recuperación de documentos reproducidos en ediciones propias y coediciones.

Algunos títulos que donaron fueron: Pensando y actuando en el mundo, de Hernán Lavín Cerda; Médulas que han gloriosamente ardido, de Francisco de Quevedo; Los sacramentos olvidados, de Ociel Flores Flores; Guernica, de Antonio Rodríguez; Tres aproximaciones de la obra Julio Torri, de Ma. del Carmen Gómez Pezuela y el catálogo Una mirada de Juan Soriano.

El resto —y la mayoría— de los libros son especializados, por ejemplo: Teoría sociológica contemporánea, de Adriana García Andrade; Taller de dispositivos hidroneumáticos, de Gerardo Aragón González; Principios de microelectrónica, de Vicente Plata; El orden cultural de la Revolución Mexicana, de Leonardo Martínez Carrizales; El amplificador operacional, de Julio Forcada; y Ética y administración, de Beatriz Ramírez Grajeda.

A través del oficio OADPRS/UNIT/1125/2019 el Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social respondió a Crónica que los libros que se resguardaban en el Complejo Penitenciario ya se repartieron a otros centros de detención.

“Me permito señalar que el acervo bibliográfico con el que contaba la Biblioteca del extinto Complejo Penitenciario Islas Marías, fue distribuido a los diferentes Centros Penitenciarios Federales. Lo anterior con el fin de que los mismos formen parte del acervo bibliográfico de los Centros Penitenciarios Federales y que los mismos puedan ser reutilizados por las personas privadas de su libertad”, indica.

En tanto, la Secretaría de Cultura de la CDMX en el oficio SC/GDVCC/0691/2019 firmado por Benjamín González Pérez, dirección general de vinculación cultural comunitaria, señala que en sus archivos no hay información sobre la campaña de donación a Islas Marías.

INFRAESTRUCTURA EDUCATIVA. El Complejo Penitenciario Islas Marías se ubica en el Archipiélago de las Islas Marías, es decir, en un conjunto de cuatro islas del Océano Pacífico (cercanas a Nayarit): San Juanito, María Madre, María Magdalena y María Cleofas.

Se creó el 12 de mayo de 1905 por decreto de Porfirio Díaz y ahí —específicamente en la Isla María Madre, por ser la de mayor tamaño— llegaron los presos de alta peligrosidad. Después, en 1939 Lázaro Cárdenas autorizó que los prisioneros pudieran convivir con sus familias por lo que se inició la selección de qué presos podían permanecer.

La zona donde está el Complejo Penitenciario fue decretada Área Natural Protegida con carácter de Reserva de la Biosfera el 27 de noviembre de 2000, es decir, cuenta con protección en un total de 641 mil 284 hectáreas de área terrestre y marina.

De acuerdo con el Programa de Conservación y Manejo Reserva de la Biósfera Islas Marías publicado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en 2007,  el número de internos que —hasta ese año— estuvieron en el penal rebasaron los 29 mil, llegando a habitar la Isla María Madre hasta 10 mil personas (incluidos empleados y familiares).

“La población del sexo masculino es mayoritaria y en algunas ocasiones alcanza hasta 70%, así también la población menor de 50 años llega a alcanzar 90%, hay una drástica disminución de jóvenes; esto se debe básicamente a una reglamentación estricta respecto a los jóvenes que cumplen 16 años, quienes sin excepción deben dejar la isla una vez cumplida esa edad”, detalla.

Sobre la escolaridad de los internos, el documento especifica que los servicios educativos se concentraban en la Isla María Madre y se proporcionaban por igual a hijos de empleados y colonos (presos).

“Las escuelas existentes eran jardín de niños, primaria, secundaria y bachillerato. Además existía educación abierta para adultos en los niveles básico, medio básico y medio superior. Se reporta también una biblioteca para todos los niveles. Las autoridades de la colonia proporcionan el transporte de los niños de primaria y preescolar para los diferentes campamentos”, indica.

INFORMACIÓN RESERVADA. Crónica solicitó vía transparencia conocer la ubicación, el tamaño y el número de las áreas dedicadas a la enseñanza, así como la ubicación de la biblioteca y de los espacios de lectura del ahora Centro de Capacitación Ambiental y Educación de Niños y Jóvenes “Muros de agua José Revueltas”, sin embargo, la información fue clasificada como reservada por cinco años.

La Dirección del Área Responsable de Obra Pública de Infraestructura Penitenciaria de la Dirección General de Administración determinó clasificar como datos reservados los planos arquitectónicos del Complejo Penal Federal Islas María que datan del 17 de diciembre de 2014 por un periodo de cinco años contados a partir del 30 de mayo de 2019 hasta el 30 de mayo de 2024.

“(Porque) puede de alguna manera comprometer la seguridad nacional y/o la seguridad pública encuadrado en algunos de los supuestos que regula la legislación de la materia establecidos en las fracciones I, VI y VIII del Artículo 110 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública”, precisa la Resolución/OADPRS/CT/057/19.

Dicho documento agrega que de difundirse la ubicación de la infraestructura penal se vulneraría la seguridad pública “toda vez que dichos Centros Federales de Readaptación Social desincorporados, hasta en tanto no se concrete la transición, aún cuentan con infraestructura penitenciaria genérica para personas privadas de la libertad”.

Otro motivo por el cual se clasificó la información como reservada hasta 2024, es que actualmente existe un proceso de transición y entrega entre la Secretaría de Gobernación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

“Por lo que hacer pública información sobre el antes denominado Complejo Penitenciario Islas Marías, vulneraría la toma de decisiones en el proceso administrativo que se encuentra en desarrollo entre las dependencias del gobierno federal, en consecuencia, se afectaría la consolidación de la transición”, indica.

Actualmente, añade, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en coordinación con el Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social, realizan las gestiones correspondientes para el cierre total de los centros penitenciarios federales ubicados en el Ex Complejo Penitenciario Islas Marías:

“Como consecuencia del Decreto Presidencial del 8 de marzo de 2019, se desincorporan del Sistema Federal Penitenciario los Centros Federales Femenil de Readaptación Social de seguridad mínima denominado ‘ZACATAL’, Centro Federal de Readaptación Social de mínima seguridad ‘ASERRADERO’, Centro Federal de Readaptación Social ‘MORELOS’, Centro Federal de Readaptación Social ‘BUGANBILIAS’ y Centro Federal de Readaptación Social de seguridad máxima ‘LAGUNA DEL TORO’, ubicados en el Complejo Penitenciario ‘ISLAS MARÍAS’”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -