Nacional


Sobrerregulación cuesta $1.50 por kilo de gas LP a consumidores

Troquelar los cilindros con la marca del distribuidor “amarraría” al cliente...formaría monopolios, afirma Víctor Figueroa, presidente de ADIGAS, quien acusa corruptelas en el excesivo papeleo

Sobrerregulación cuesta $1.50 por kilo de gas LP a consumidores | La Crónica de Hoy

ADIGAS: creada hace 10 años para darle voz a medianas y pequeñas empresas del ramo, las cuales son alrededor de 200 —más de la mitad se han sumado a esta Asociación—. Tiene presencia en 25 estados. Sus participaciones de venta son de 28 mil 800 millones d

(Primera parte)

 

Por cada kilo de gas comprado, las familias mexicanas pagan al menos un peso con 50 centavos por el exceso de regulación en la industria, según datos de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADIGAS), la cual agrupa a empresas medianas y pequeñas del sector y se opone al troquelado de cilindros.

“Porque los consumidores estarían amarrados a la empresa marcada en el tanque y ya no podrían darlo en intercambio a ninguna otra, porque generaría monopolios u oligopolios y porque no es preventiva: asignaría responsabilidades una vez que ya explotó un cilindro”, argumenta en entrevista con Crónica Víctor Figueroa, presidente del organismo.

En días pasados, el titular de Profeco: Ricardo Sheffield, anunció la creación de una nueva norma para obligar a gaseros a grabar sus nombres o razones sociales en los tanques y así identificar al responsable en caso de accidentes; y además, para dar facultades a esta Procuraduría de vigilar la renovación de unidades en mal estado y sancionar omisiones.

En los operativos de verificación de kilos completos, la dependencia ha detectado un alto porcentaje de cilindros con desperfectos, un riesgo para la población, en especial la de menores recursos.

Aunque las compañías asociadas a ADIGAS, dice Figueroa, no se oponen a la seguridad o vigilancia ni a la inversión en este rubro, sí alertan sobrerregulación y corruptelas derivadas de este exceso de papeleos; normatividad fraguada en beneficio de las grandes empresas y otra obsoleta, sin aplicación; bases de datos en la Comisión Reguladora de Energía (CRE) subutilizadas u olvidadas; instancias creadas para la supervisión sin dientes ni recursos y múltiples dependencias federales inmiscuidas en el proceso y con un trabajo desarticulado.

“Las gaseras grandotas son las que siempre han tenido interlocución con los gobiernos, contratan gente para el cabildeo y tienen “amarres” con legisladores y funcionarios, por eso han logrado que muchas regulaciones sean un traje a la medida, ojalá no vaya a ser lo mismo en este nuevo gobierno. Ya tiene rato que vienen impulsado lo del troquelado”, dice Figueroa.

—¿Y por qué se oponen ustedes?

—Porque tiene efectos comerciales. Si se aprueba, nosotras como Pymes ya no podríamos vender gas en casas donde haya tanques con otra marca ni extendernos a otros puntos de venta. Este esquema de cilindros con exclusividad comercial ha sido probado en Argentina, Perú, Colombia y Chile, entre otros países, y el resultado ha sido que en estructuras de mercado donde había 200 empresas, ahora sólo haya tres.

—¿Cómo resolvemos entonces el problema de la inseguridad?

—Primero le hemos dicho a la CRE y a la Secretaría de Energía que analicemos bien el tema: es como cuando se cae un avión, es una desgracia horrible, pero si contamos el número de vuelos, el porcentaje de incidentes es bajo.

—Pero el enfoque cambia cuando en ese accidente de avión, el peritaje arroja que fue por falta de mantenimiento…

—Sí, es indebido, y quien provoque accidentes debe sufrir consecuencias, pero este cometido no debe quitar la libertad de competencia. No queremos subsidios ni apapachos, sólo que nos permitan ponernos los guantes y subir al ring. Los grandes podrían estar troquelando los tanques, ningún reglamento se los impide, pero no lo han hecho; es como el que siempre dice que quiere mole y, cuando le sirven mole, no se lo come.

—¿Cuál es el fondo?

—Pretenden acaparar el mercado: mientras más puedan encarecerle la operación a los otros, aunque vendan diez veces más, estarán mejor. La Comisión Federal de Competencia (Cofece) ya ha dicho que este esquema favorece los oligopolios y provoca que el usuario termine pagando más. En la época neoliberal la CRE lo presentó cuatro veces, la última en el día final del sexenio pasado. ¿Y ahora van con lo mismo? El cilindro debe tener universalidad para que el cliente lo compre donde quiera.

—Si no está troquelado, ¿quién se haría responsable de su sustitución?

—Ya hay una Norma Oficial Mexicana sobre cilindros en uso. Señala que antes de rellenarlo, el distribuidor debe verificar sus condiciones, y si lo hace mal ya se coloca en faul, la autoridad tendría que estar revisando quién está cumpliendo con esa disposición, quién está reportando su esquema de renovación y el que no, cuello. Sí hay regulación, pero la autoridad no la aplica.

—¿Qué autoridad?

—Es a la CRE a la que todos los días debemos reportarle precios, parque de cilindros en operación, certificados de destrucción de tanques chatarrizados, monto de inversiones, facturas de lo que compramos y que ahora ya es más difícil falsear: si digo que compré 10 mil cilindros a tal fábrica, se puede cruzar con la información del SAT y descubrir la maroma. La exigencia es que se use toda esa información y, según la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética, la cabeza del sector es la CRE.

—Si tienen esos datos, ¿por qué tanto picoteo de la autoridad?

—Hay descoordinación entre autoridades, no saben lo que tienen ni cómo aprovecharlo. No se comunican entre ellas. Por ejemplo, llega Profeco o Protección Civil y dicen que estamos mal porque no tenemos tal reporte, pero ya se lo mandamos a la CRE, ¿qué les cuesta hacer un oficio y preguntar?

—Sheffield dice que son los medianos y pequeños los que no están invirtiendo en cilindros nuevos…

—Sí, porque han sido los grandotes los que le han ido a picar la oreja. Hemos propuesto poner etiquetas a los tanques, de las que se pegan, donde diga qué empresa llenó, teléfonos, dirección, cuándo se llenó, dónde, a qué precio, y entregar de manera obligatoria la nota de venta. Identificarse frente al cliente para que, ante cualquier problema, se sepa quién debe responder, ahí sí Profeco tendría una cancha muy buena, pero ¿por qué prohibir el libre intercambio de cilindros?

MUDOS. Crónica solicitó una entrevista a la Asociación de Distribuidores de Gas ADG, la cual agrupa a los grandes consorcios y es presidida por Luis Landeros, pero hubo indiferencia.

 

 

Lo que dice la nom-011-1-sedg-1999, publicada en el dof el 30 de marzo del 2000

 

4.1 Las condiciones de seguridad de los recipientes portátiles deben valorarse previo al llenado de Gas LP, conforme al procedimiento interno del distribuidor, los resultados de las valoraciones deben asentarse diariamente en libro bitácora.

4.2 No deben ser llenados los recipientes que presenten características de vulnerabilidad (válvulas, cuellos protectores o bases en mal estado; cuando no se sostengan verticalmente, con soldaduras desprendidas, y signos de corrosión).

4.3 Deben ser retirados del servicio los que presenten: abolladuras, protuberancias, abombados, corrosiones, grietas, incisiones, cavidades y evidencias de exposición al fuego.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -