Opinión


Sublevarse a la extinción

Sublevarse a la extinción | La Crónica de Hoy

Uno de los movimientos que crece con mayor rapidez en el mundo contagiando a los más jóvenes de la población es el movimiento Extintion Rebellion o la “rebelión a la extinción” y su símbolo es un reloj de arena que se agota. En él ha participado la joven de 15 años de edad Greta Thunberg, quien ha acaparado importantes espacios de los principales medios de comunicación del mundo tras su viaje en barco sustentable a base de celdas solares, cruzando el Atlántico durante varios días para ser recibida por 17 veleros en las costas norteamericanas, cada uno con el logo de cada uno de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible.

En ese contexto ha logrado la movilización de miles de adolescentes y jóvenes que vienen demostrando que son una generación aun mucho más transformadora con causas, que la de los millenials.

Otro ejemplo de esta generación, sin tanto medio de comunicación y reflectores pero con gran espíritu y organización es Aykcihuatl la joven abuela de 15 años, caminante indígena náhuatl  que a través de peregrinaciones por America lleva el mensaje y motivación a gente de todas las edades por la defensa de la naturaleza y sus guardianes, los indígenas.

Una generación que ha decidido no esperar cambios paulatinos sino que los requiere radicales, urgentes, que para poder seguir evolucionando, le urge educar y presionar a sus mayores a actuar con responsabilidad, sensibilidad, inteligencia y consciencia.

En ese sentido cabe resaltar que los Objetivos del Desarrollo Sostenible son una agenda común acordada por más de 170 países que, independientemente de ideologías, asumen una meta común, misma que de no cumplirse comprometería seriamente la subsistencia de la humanidad en el planeta.

Los objetivos son: 1) Fin de la pobreza, 2) Cero hambre, 3) salud y bienestar, 4) Educación de calidad, 5) Igualdad de género, 6) Agua y saneamiento, 7) Energía asequible y no contaminante, 8) Trabajo decente y crecimiento económico, 9) Industria, Innovación e infraestructura, 10) Reducción de las desigualdades, 11) Ciudades y comunidades sostenibles, 12) Producción y consumo responsable, 13) Acción por el clima, 14) Vida submarina, 15) Vida de ecosistemas terrestres, 16) Paz, justicia e instituciones sólidas y 17) Alianzas para lograr los objetivos.

Éstos son una meta común, un mismo rostro, corazón y pensamiento, quizá de las pocas agendas respecto a las que  es imposible estar en contra, una agenda que de cumplirla al 2030, sería la forma de poder seguir viendo a nuestros hijos a los ojos.

Va a ser importante estar pendiente de estos movimientos de jóvenes que cada vez serán más grandes, fuertes y poderosos y no sólo eso, hay que abrirles paso y comenzar a hacerles caso, y la agenda 2030 empujarla con el alma, un alma colectiva dispuesta a renacer en un cuerpo social sostenible.

 

madrugacesardaniel@gmail.com

@CesarG_Madruga

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -