Mundo


Supuestos civiles matan a tiros a manifestante, un patrón que se repite en Colombia

El caso de Héctor Fabio Morales, de 24 años, sucedido este viernes en la noche en Pereira es muy parecido al ataque contra Lucas Villa, sucedido el miércoles 5 en la misma ciudad del oeste del país.

Supuestos civiles matan a tiros a manifestante, un patrón que se repite en Colombia | La Crónica de Hoy

Cientos de personas se manifiestan en apoyo al pueblo colombiano en Madrid este sábado (EFE).

Héctor Fabio Morales, un joven colombiano de 24 años, murió tiroteado por supuestos civiles durante las protestas de este viernes en Pereira, en el que es el segundo hecho de este tipo contra manifestantes en lo que va de la semana en esa ciudad.

Morales murió sobre las 9 de la noche en la clínica de Los Rosales, según confirmó este centro hospitalario, después de que ingresara con varias heridas por arma de fuego, en la cabeza, tórax y piernas.

El diputado por el departamento de Risaralda (cuya capital es Pereira) Daniel Silva Orrego, quien confirmó la muerte, informó que el joven fue atacado sobre las siete y cuarto de la tarde en la zona del Museo de Arte, donde había protestas, y varias personas aseguraron que el joven prestaba primeros auxilios durante las manifestaciones.

"Muy grave y preocupante lo que está sucediendo en Pereira. Necesitamos presencia de organismos internacionales en nuestra ciudad", alegó el diputado, ya que el ataque habría sido perpetrado supuestamente por civiles armados.

VILLA, CONVERTIDO EN SÍMBOLO

Este suceso ocurrió apenas dos días después de que varios hombres armados salieran de un vehículo la noche del 5 de mayo y dispararan contra un grupo de manifestantes que se encontraban en el viaducto que conecta a esa ciudad con la vecina Dosquebradas.

Dos jóvenes resultaron heridos de gravedad en este ataque, Andrés Felipe Castaño, quien ha conseguido despertar en el hospital, y Lucas Villa, que se encuentra en una situación crítica y con pronóstico reservado, después de recibir hasta ocho disparos, uno de ellos en el cráneo.

Villa, un estudiante de 37 años, se ha convertido en símbolo de las protestas, en parte por su actitud jovial en las protestas, pues videos lo mostraban bailando en las marchas. Su caso, además, ha resultado simbólico por cómo eventos como este recuerdan a las acciones del paramilitarismo colombiano.

Comentarios:

Destacado:

+ -