Nacional


Tabatha, Guerrera del cuadril谩tero y en la vida real

HERO脥NA. Empleada administrativa en el Hospital Ju谩rez de M茅xico por las ma帽anas, asiste a la escuela preparatoria por las tardes y entrena por la tarde noche su pasi贸n, que es la lucha libre. 鈥淨uiero ser enfermera con especializaci贸n en neonatolog铆a鈥.

Tabatha, Guerrera del cuadril谩tero y en la vida real | La Cr贸nica de Hoy

鈥淢is pap谩s me llevaban a las funciones de luchas y ah铆 naci贸 mi inter茅s por este deporte鈥. (Fotos: Sa煤l Castillo)

Todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar. Así reza el refrán que bien aplica para Tabatha, nombre de batalla de una joven guerrera de los cuadriláteros que organiza su tiempo para combinar tres actividades al día: ser empleada administrativa en el Hospital Juárez de México por las mañanas; asistir a la escuela preparatoria por las tardes, y entrenar por la tarde noche su pasión, que es la lucha libre, ya que cada fin de semana, oculta bajo el misterio de una máscara se demuestra a sí misma que cada día las metas se pueden alcanzar si uno se lo propone.

Tabatha, de 24 años y quien se inspiró en historietas de anime para dar vida a su personaje como luchadora profesional, cuenta a Crónica cómo es una jornada en su vida cotidiana, con objetivos futuros, tareas diarias y la combinación de sus tres actividades que asegura, son satisfactorias todos los días.

Con sonrisa alegre y tímida a la vez, la joven gladiadora que integra el grupo de luchadores de los llamados independientes, es muy celosa al proteger su identidad y asegura que está en el último año de la preparatoria, a escasos ocho meses para de inmediato encaminarse a su siguiente objetivo que es estudiar la carrera de enfermería. “Quiero ser enfermera con especialización en neonatología, ya que cuidar a los bebés y apoyar en su cuidado mientras están bajo atención médica es fundamental y si se ajustan mis horarios y tiempos, también me gustaría hacer la carrera de Informática Administrativa”, que es lo que de­sempeña en el hospital.

La menudita luchadora asegura que se ha dado tiempo para combinar su trabajo en el Hospital Juárez, donde muy pocas personas saben de su actividad en la lucha libre, así como en la escuela y la convivencia familiar con sus padres.

“Por la mañana (de las 6 de la mañana a las 2 de la tarde) me dedico a mi trabajo y apoyo en lo que me encomiendan. Mi horario escolar es de 5 de la tarde a 8 de la noche y debido al ajetreo de mis actividades entreno dos horas sólo dos días por semanas, ya sea lunes y miércoles o martes y jueves, dependiendo de mis actividades y horarios, lo que me permite ser discreta sobre mi actividad deportiva, donde sólo mis amigos cercanos saben qué hago, pero trato de no involucrar mi trabajo con mis otras actividades”.

Sobre sus inicios en el deporte del costalazo, Tabatha asegura que su pasión por la lucha libre nació cuando era niña. “Mis papás me llevaban a las funciones de luchas y ahí nació mi interés por este deporte y mi admiración por el primer Místico (ahora Carístico) y por todos los luchadores, ya sean minis, exóticos o mujeres. Comencé a entrenar a los 17 años y dos años después inicié de manera profesional aquí, en mi casa, donde siempre me han apoyado, la Arena López Mateos de Tlalnepantla.

Con cinco años como luchadora profesional, Tabatha, cuyo significado es guerrera, dice que por su condición de mujer no ha encontrado discriminación al practicar este deporte: “Se inculca el respeto entre quienes practicamos y realizamos esta disciplina. Aquí (en la Arena López Mateos) no hay distinción para nadie, todos somos iguales y tenemos las mismas capacidades y oportunidades para salir adelante y depende de cada uno aprovechar el momento”.

“Yo no sólo soy guerrera en el cuadrilátero, soy una guerrera en el trabajo, en la escuela y en todas partes, ya que todas las dificultades que enfrento cada día las he sabido sortear y he salido siempre adelante”.

La gladiadora rememora sobre sus inicios como alumna en este rudo deporte y recuerda a sus maestros, el primero Robin Maravilla, de quien dice, le abrió el camino para aprender la disciplina de la lucha libre; del Demonio Gato, quien también le indicó lo que significa y representa este deporte como complemento en la vida diaria y a su actual mentor, Rocky Santana, quien le aporta experiencia, conocimiento y le enseña las maravillas de las llaves, saber caer y como aplicar las técnicas de este deporte.

—¿Porque ocultar tu identidad tras una máscara?

“Eso es parte del misterio en este deporte, que permite también que el atleta viva en el anonimato y que permita a la vez mostrar tu otra personalidad”.

Tabatha, con cinco años como profesional, quiso dejar muy claro que en este deporte como en otras disciplinas existen riesgos, a pesar de que muchas personas creen que esta actividad es fingida, ella puso como ejemplo una lesión que sufrió en el 2017 y que la dejó inactiva durante dos años: “Fue durante una lucha en una de las arenas llamadas chicas, donde me lancé entre la segunda y terca cuerdas. Mi oponente se hizo a un lado y caí sobre el concreto, lo que me afecto dos discos de las cervicales, por lo que tuve que dejar de hacer toda actividad deportiva, pero si podía hacer mis otras actividades”.

Sin embargo, la discípula de Rocky Santana también asegura que a pesar de las lesiones o la rudeza que suele haber en cada encuentro, son más duros los golpes que da la vida. “Es muy difícil enfrentarte cada día a los retos que vivimos como personas, como trabajadores y como estudiantes, cuando sufres una caída (problemas cotidianos como enfermedades, lo económico o con la familia), muchas veces cuesta trabajo levantarse, pero el empuje y ganas por salir adelante es lo que deber ser el aliciente para salir adelante”.

La joven enmascarada también mostró su lado altruista y dice que cuando la han invitado a participar en funciones a beneficio para apoyar a luchadores que debido a lesiones en su carrera se han visto imposibilitados a seguir en activo, o como lo hará el próximo 19 de enero en un evento en Cuautepec, en la delegación Gustavo A. Madero, donde participará en una función para ayudar a recaudar fondos para un niño con cáncer, no lo duda y se apunta en la lista.

Finalmente, la joven luchadora asegura que sus metas futuras están centradas en terminar su carrera de enfermería, ejercer como una profesional de la salud, consolidarse como una buena hija de familia y continuar como luchadora profesional y llegar a planos estelares y ser reconocida como una excelente deportista y por qué no, llegar a ser una de las futuras estrellas del pancracio nacional, ya sea en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) o con la empresa Triple A.

Comentarios:

Destacado:

LO M脕S LE脥DO

+ -