Opinión


Tatiana Clouthier

La morenista, a veces se ha ganado el calificativo de disidente (una forma de alabar su entereza para guiarse por principios y razonamientos y no por lo que su partido impone como línea), de allí que nos extrañe el tono de los reproches que lanza a Carlos Urzúa, el exsecretario de Hacienda, a quien tilda de cobarde por su renuncia y la forma de su renuncia. Cloutier es una mujer inteligente, sabe que las formas se impusieron en la carta de Urzúa y que no nombrar a nadie "en conflicto de intereses" no representa una cobardía, sino pasar el balón a quien debía. Y Cloutier debería pensar en que tendrá más diferendos con los morenistas de cepa y que pedir tolerancia en el diferendo para ella resultará vital.

Tatiana Clouthier | La Crónica de Hoy

 La morenista, a veces se ha ganado el calificativo de disidente (una forma de alabar su entereza para guiarse por principios y razonamientos y no por lo que su partido impone como línea), de allí que nos extrañe el tono de los reproches que lanza a Carlos Urzúa, el exsecretario de Hacienda, a quien tilda de cobarde por su renuncia y la forma de su renuncia. Cloutier es una mujer inteligente, sabe que las formas se impusieron en la carta de Urzúa y que no nombrar a nadie "en conflicto de intereses" no representa una cobardía, sino pasar el balón a quien debía. Y Cloutier debería pensar en que tendrá más diferendos con los morenistas de cepa y que pedir tolerancia en el diferendo para ella resultará vital.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -