Opinión


Tecnología para el pasajero

Tecnología para el pasajero | La Crónica de Hoy

Todo el glamour del que gozaban los viajes en avión en sus primeros años fue desapareciendo en la medida en que el número de vuelos y pasajeros se ampliaba. Aún así, viajar en los 70 y 80 era un placer y pocas veces había razones para estresarse más allá de las propias del vuelo. Todo esto se vino abajo después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, y con el advenimiento de las líneas de bajo costo que han hecho que el número de pasajeros crezca de forma exponencial.

Sin embargo, una de las cosas que más han cambiado en las últimas décadas es la sensación de que los vuelos están pensados en función de los operadores y las autoridades y casi nunca en los pasajeros. Una de las peores cosas que le pueden suceder a un viajero aéreo es o bien saber que el vuelo se retrasa, o que al pasar por la zona de revisión hay un fuerte operativo que hará que nos quiten los zapatos, que revisen cien veces nuestras bolsas y que nos cateen con esos odiosos aparatos que no paran de lanzar pitidos.

La peor parte es constatar que los revisores ni siquiera saben lo que están buscando. Son tantas las posbilidades de que los objetos puedan ser peligrosos, que prácticamente todo es sospechoso y la peor parte es que el escrutinio se presta para que los empleados desplieguen sus prejuicios racistas o clasistas.

Por eso es que para enfrentar los desafíos de una industria tan cambiante y de tal tamaño como la aviación, el sector requiere trabajar permanentemente con especialistas en desarrollo tecnológico, que se conviertan en sus aliados estratégicos para la propia eficiencia y seguridad del transporte aéreo. 

La mayoría de las necesidades se centran en la seguridad de los pasajeros, infraestructura y tecnología aeroportuaria, así como el entrenamiento y la formación de las tripulaciones. 

Existen ahoras muchas empresas enfocadas en aplicar tecnologías para el análisis de millones de datos, recabada y analizada por cientos de expertos, la cual puede crear una mejor experiencia que repercuta en toda la cadena de valor de la industria: pasajeros, aerolíneas, aeropuertos y tripulaciones.

Justo una de las tecnologías más prometedoras y útiles es la biométrica, una herramienta que integra sistemas de verificación diversos que garantizan probar la identidad de una persona, es decir, es prácticamente infalsificable. 

La tecnología biométrica se está usando para acelerar los procesos de abordaje mediante controles de identidades en aeropuertos, que funciona para oficinas de aduana y cruces fronterizos; los pasajeros también nos beneficiamos porque podemos realizar los procesos de documentación más rápidamente y de forma más sencilla. Esperemos que esta tecnología se normalice en todos los aeropuertos del país.

Por lo pronto la SCT acaba de lanzar el anteproyecto para la creación de la Agencia Federal de Aviación Civil, un ente largamente esperado por la industria, que sustituya a la DGAC como un organismo desconcentrado, autónomo, de servicio civil de carrera y de alta especialización. Ojalá se establezca muy pronto.

 

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

 

 


raviles0829@gmail.com
Twitter: @charoaviles

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -