Deportes


Tiger se resiste a la extinción

En la temporada 2019 del PGA Tour, el exnúmero uno del mundo volvió a rugir fuerte: Ganó Augusta en abril y el Zozo Championship en octubre, luego de superar cuatro cirugías en la espalda y cinco en las rodillas

Tiger se resiste a la extinción | La Crónica de Hoy

A sus 43 años de edad, de los cuales 23 son como jugador profesional y en los que ha ganado 82 títulos en el PGA Tour igualando la marca de Sam Snead, Tiger Woods sigue escribiendo una historia de éxitos a pesar de sus cirugías en rodillas y espalda. Este año, el californiano volvió a ser el jugador de las multitudes al ganar de forma contundente el Masters de Augusta en abril pasado y en el Zozo Championship en Japón, en días recientes. Cerrará el 2019 con la Presidents Cup a jugarse en The Royal Melbourne Golf Club,  Australia en diciembre y en el que fungirá como capitán y jugador esperando hacerlo con más aplausos.

Debido a que los años le están pasando la factura, el exnúmero uno del mundo es cada vez es más selectivo en los torneos. En la temporada 2018-2019 del PGA Tour sólo jugó 12, de los cuales no libró dos cortes y abandonó en The Northern Trust en agosto pasado debido a una “leve tensión oblicua” en la espalda, antes de ingresar a la segunda ronda, y tres semanas después de fallar el corte en el Abierto Británico.

Con todo y eso, Tiger ganador de 15 Majors y considerado uno de los tres golfistas más grandes de todos los tiempos junto a Jack Nicklaus y Arnold Palmer, se mantiene con la pila encendida. Así lo demostró en Augusta en abril pasado, donde se vistió su quinta chaqueta verde (1997, 2001, 2002, 2005 y 2019).

REGRESO INCREÍBLE. Su victoria en el Masters le llegó a Woods 11 años después de su último Major, el US Open de 2008 y 14 años después de su éxito anterior en Augusta. Fue increíble porque lo hizo tras superar un calvario de lesiones (ocho operaciones, cuatro de espalda y cuatro de rodilla) que le hicieron pensar que nunca volvería a jugar  golf. Pero su enorme afán de superación resucitó a un Tiger fiero con la garra bien afilada que lo volvió a la élite para ponerse a tres Majors de distancia del récord de Jack Nicklaus (18).

Tiger persiguió este título con más hambre que nadie. Se impuso sin salir como líder en la última jornada. Remó con más fe que ninguno, hasta hacerse de la gloria con tarjeta de -13 golpes y con sólo uno de ventaja sobre Dustin Johnson, Xander Schauffele y Brooks Koepka, y dos sobre Jason Day, Webb Simpson, Francesco Molinari y Tony Finau. Fue un domingo memorable para el golf mundial en el que la multitud lo admiró, lo vitoreó y hasta le lloró de emoción.

Después de eso jugó cuatro torneos más, sólo libró dos cortes. Y cuando jugaba su quinto de la temporada, The Northern Trust, de nuevo aparece un malestar. La leyenda del golf tira la toalla antes de ingresar a la segunda ronda por lesión en la espalda. “Debido a una ligera tensión oblicua que ha causado dolor y rigidez, tengo que retirarme del Northern Trust”, dijo Woods en su angustia.

Para la siguiente semana reapareció en el BMW Championship y ocupó un discreto sitio 37, era el mes de agosto. A partir de entonces se ausentó para tratarse de nuevo sus dolores, y poco se supo de él hasta el pasado mes de octubre.

VUELVE TRAS SU QUINTA CIRUGÍA DE RODILLA. La noticia volvió a causar expectación. Tiger vuelve a la competencia en el Zozo Championship, dos meses después de su última aparición y tras pasar de nuevo por el quirófano, donde le practicaron una artroscopía para reparar el cartílago de su rodilla izquierda. Su ausencia en el Tour Championship le permitió terminar la temporada un poco antes, circunstancia que aprovechó. “Ahora ya puedo patear sin molestias”, explicaba, y es que su rodilla sufría especialmente con el putter en la mano.

En tierras niponas no jugaba desde hace más de una década y su regreso lo hizo a lo grande desde el primer día para conseguir su título número 82 en la élite mundial e igualar el registro histórico de Sam Snead, que alcanzó esa cifra entre 1936 y 1965. Tiger necesitó seis años menos que Sam.

“Esta semana ha sido una magnífica señal para el futuro”, dijo Tiger, quien sorteó los dolores de su quinta cirugía en la rodilla.

Sus números en Japón tras la victoria asombran. Suma 19 temporadas ganando y es la octava vez que gana en el primer torneo que disputa en un campo nuevo. También son 14 veces las que gana un torneo liderando o coliderando de principio a fin, en los últimos 30 años del PGA Tour.

LO QUE VIENE. Con esas dos victorias en la temporada, Masters de Augusta y Zozo Championship en Japón, Woods, capitán de la Presidents Cup para el equipo de Estados Unidos, se eligió a sí mismo para jugar este certamen a celebrarse del 12 al 15 de diciembre en The Royal Melbourne Golf Club. La multitud lo quiere volver a ver rugir.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -