Cultura


“Todos estamos en una realidad pactada que ya no alcanza para explicar lo que vivimos”

Cecilia Eudave presenta su reciente libro "Al final del miedo", una serie de ocho relatos interconectados

“Todos estamos en una realidad pactada que ya no alcanza para explicar lo que vivimos” | La Crónica de Hoy

Foto: Alejandro Meter.

Una mujer con una herida en la cabeza ha olvidado a todas las personas que conoce, un fotógrafo observa cómo una joven cobra vida del fondo de pantalla de su computadora y la obsesión de un hombre por ir a un tianguis de antigüedades a comprar historias únicas, son algunos de los relatos que narra Cecilia Eudave (Jalisco, 1968) en su reciente libro Al final del miedo.

 “Quería que los protagonistas principales no fueran los héroes que generalmente estamos acostumbrados a ver y que tampoco estuvieran en situaciones límite como ahora la literatura nos los presenta por la extrema violencia que se está viviendo en todo el mundo. Quería personajes que estuvieran en las realidades de más de la mitad del mundo: los que estamos en casa”, indica la autora.

 Los personajes que crea Cecilia Eudave, en el libro editado por Páginas de Espuma, también viven pequeñas crisis y apocalipsis como la mayoría de gente.

 “Todos tenemos momentos en que estamos deprimidos, tristes, solos y pasando por un punto de quiebre, abismados ante tanta violencia social que tampoco sabemos cómo manejar y nos olvidamos de nuestras propias violencias, abismos y preocupaciones”, indica.

 Por eso, la autora buscó que sus cuentos estuvieran en el límite de la realidad y lo insólito.

–¿Consideras que nos pesa no tener una historia auténtica?

Todos estamos en una realidad pactada que ya no nos alcanza para explicar la realidad que estamos viviendo, en una normalidad que no acabamos de entender, que no sabemos qué es esa normalidad nueva o no nueva. Sabemos que existen otras posibilidades, otras realidades, otras maneras de enfrentar el mundo y que pueden llevarnos a hacer catarsis o llevarnos a descubrir que todos tenemos una historia que contar de cara a nuestra experiencia.

 En el cuento Sereno olvido, la protagonista de nombre Isabel despierta con una herida en la frente que no deja de sangrarle, sin que se detalle qué pasó, ella se da cuenta que no recuerda a ninguna de las personas que aparecen en su directorio, tampoco sabe si donde está es su casa y si está casada o tiene novio, sólo sabe que es libre.

“Nunca estamos sosegados, nunca tenemos tiempo de mirarnos, siempre estamos pendientes de los otros y no de nosotros mismos, quería que este personaje fuera un detective de su propia vida porque va a investigar su vida, se aferra al azar y empieza a buscar cómo llenar esos vacíos que tampoco le importa llenarlos”, detalla Cecilia Eudave.

 –¿Por qué la curiosidad mueve a tus personajes?

La curiosidad desestabiliza el orden y cuando estamos desestabilizados no queda otro remedio que buscar nuevamente nuestro punto estable. Vivimos acostumbrados a estar en estabilidad, pero ese momento maravilloso de desorden es cuando uno va al encuentro de lo aparentemente imposible que es posible, cuando uno va al encuentro de ese otro yo que también nos habita, esa otra posibilidad de ver el mundo de manera más refrescante y hacer catarsis. La fisura de la desestabilicen te lleva a descubrir tus propios temores.

 Cecilia Eudave asegura que todo el tiempo nos formamos ideas en la cabeza que no responden a cómo nos ven los demás sino a cómo nos miramos nosotros.

 “El libro camina hacia una búsqueda del encuentro con uno mismo a través de un diálogo con el otro, aunque sea a partir de un evento insólito, absurdo, siniestro, perturbador, pero es llegar al final del miedo o de los miedos que en esos momentos nos cobijan”, expresa.

Para afrontar los miedos, agrega la autora, sólo hay dos caminos: paralizarte o activarte. “Creo que los personajes de Al final del miedo se motivan y salen de su estado de confort gracias a la curiosidad”.

RELATOS. Los ocho cuentos que reúne Eudave en su libro están conectados por personajes secundarios que en algunos relatos se vuelven protagonistas, también los relatos comparten escenarios como los agujeros negros que invaden la ciudad y en donde se pierden personas.

“El lector de cuento tienen que hacer suyos los espacios y personajes para que terminen de contarse la historia. El cuento privilegia los silencios de la trama para que evoque en el lector esa curiosidad y búsqueda de respuestas que no nacen de la escritura misma”.

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -