Opinión


Todos juntos contra la corrupción y la impunidad! De aviadores y manoslargas...

Todos juntos contra la corrupción y la impunidad! De aviadores y manoslargas...  | La Crónica de Hoy

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR:

 

+Los abusos son minas sordas

que tarde o temprano estallan

Joseph Sanial-Dubay

 

Hace ya un buen costal de años conocí en Ciudad Victoria, la capital de Tamaulipas, a un personaje que se ufanaba de ser experto en abusar de todo aquel con quien trababa relaciones de trabajo y a la hora de cobrar, él siempre se llevaba de más sin que el buen samaritano se percatara.

“Me va bien —me dijo algún día—, nunca me ha brincado la liebre”.

Le cuento lo anterior, Presidente, por el propósito que ayer externó de acabar con los aviadores y los comentarios que también hizo don Israel Benítez, subdirector de la Conade, sobre las becas a deportistas, el desbarajuste que existía ya cuando él llegó a ese cargo. “Había, dijo, 120 personas que estaban recibiendo y algunas ya se habían retirado. Nosotros lo que estamos haciendo es seguir los parámetros que no pusimos nosotros, sino las administraciones pasadas… Si las (administraciones) pasadas no las siguieron, eso ya no es algo en lo que podamos intervenir…”

La vieja cultura, presidente, de premiar a los vivillos y de fastidiar a los decentes cuyos ingresos laborales les son recortados para inflarle los bolsillos a otros.

La vieja cultura que lleva vigentes no sé cuántas décadas, compuesta de abusos como ése, pero bastantes, bastantes más, que forman parte de la pésima fama internacional que algunos mexicanos fomentan para su santo, pero hacen creer que todos lo hacemos igual.

Sus expresiones de ayer sobre los aviadores van a acrecentar la buena imagen que fue parte de su instrumental para ganar la elección presidencial. Sólo espero que ese propósito lo respalde con una buena estrategia de comunicación que golpee el ego de nuestros manoslargas y aviadores sin aeronave pero con buenas tretas para esquilmar a inocentes… Esa conducta es sólo una pequeña parte de la corrupción que quién sabe cuantos siglos de práctica tiene, junto con otras peores.

Por ello, abrigo la esperanza de que no sólo intente reeducar a los aviadores, sino que establezca toda una política pública, fomentada incluso en el seno de muchas familias, para no dejarse, para defenderse.

Salvo algunas expresiones sobre esta clase de conducta social que externaron Luis Echeverría y José López Portillo, ningún otro Presidente, que yo recuerde, lo hizo. Me atrevo a suponer que les dio vergüenza promover comportamientos honestos contra la gente a la que por debajo de la mesa y de manera masiva, ellos mismos les escamotean su dinero manoseando presupuestos.

Sería parte de una buena herencia que dejara su mandato, Presidente, si lograra que de su sucesor en adelante, los jefes del Estado mexicano sepulten para siempre la fama de ratas, ratones, macacos, cucarachas y demás bichos que El Señor creó  para seguir vengándose, en sus criaturas humanas y por los siglos de los siglos, de la desobediencia en que incurrieron Adán y Eva por el ridículo delito de comerse aquella manzana, que, espero, les haya resultado insípida y agusanada.

 

 

Leopoldo Mendívil

Internet: m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -