Nacional


Todos se quieren reelegir, aunque sólo hayan participado en la declaratoria del Día de la Abeja

La preponderancia de los proyectos presidenciales provocó que sea casi imposible calificar el trabajo individual de los diputados de la XLIX legislatura, en donde todos los legisladores presentaron al menos una propuesta de reforma, pero casi todas se fueron a la congeladora. Lo discutido y votado eran los temas de interés presidencial. Le pasó incluso a los morenistas

Todos se quieren reelegir, aunque sólo hayan participado en la declaratoria del Día de la Abeja | La Crónica de Hoy

Foto Especial

Un total de 389 de entre 500 diputados se quiere reelegir, el problema es que el ciudadano no tiene manera de saber quién se lo merece. La concentración de decisiones en la Cámara impidió que los ciudadanos puedan ver el trabajo individual y, con base en ello, decidir si se concede nuevamente el voto a un diputado o diputada que ya pasó 3 años ocupando una curul.

A diferencia de otras legislaturas, donde se exponía la inactividad de diputados, los legisladores de la actual, la XLIV, se han destacado por presentar al menos una iniciativa legal cada uno de ellos, pero el destino de la inmensa mayoría ha sido la congeladora para dejar espacio a la aprobación de las reformas que AMLO deseaba.

La reelección, teóricamente, es una manera de acercar al representante popular a su electorado, pues al realizar un papel destacado, su postulación a la reelección estaría casi asegurado. Eso no pasará en este año, pues el papel principal lo tuvieron los coordinadores partidistas. Incluso en el caso de Morena, grupo mayoritario, esto se acentúo y los únicos datos destacables son las breves y limitadas rebeliones contra, por ejemplo, la desaparición de los fideicomisos o la elección del PRI en la presidencia de San Lázaro. El resto del año fue votar en bloque.

Así, los 389 diputados que quieren reelegirse lo piden sin poder presumir demasiados aportes, aunque presentaran propuestas (quizás muchas de ellas válidas), no se discutieron y sólo se colaron temas bastante específicos, asépticos, como crear, por ejemplo, el Día de la Abeja.

 

El día de la abeja

Con apenas una iniciativa presentada y aprobada ante el pleno de la Cámara de Diputados durante los últimos dos años, María Eugenia Leticia Espinosa Rivas, legisladora panista por Guanajuato, es un buen ejemplo de lo que se vivió en la Cámara de Diputados. Ella ya presentó su carta de intención para la reelegirse y volver a ocupar una curul que ganó en las urnas (no en los listados plurinominales de Acción Nacional).

De acuerdo con información oficial, la legisladora del blanquiazul es promovente de 15 iniciativas. Se le aprobó una en pleno y las demás quedaron en pendientes. Asiste habitualmente a la Cámara, no falta, pero no hay registros en tribuna porque sus temas no fueron discutidos; asistió a comisiones a la que pertenece, Asuntos Migratorios (es la secretaria), atención a Grupos Vulnerables y a Ciencia, Tecnología e Innovación, además de pertenecer a los Grupos de Amistad de Austria, Bulgaria, Luxemburgo y Suecia (es presidenta).

Como Espinosa Rivas, hay una gran cantidad de diputados de su partido y de los demás que quedaron sin poder exponer los temas que le preocupan y que, teóricamente, son del interés de su electorado.

Así las cosas, hubo diputados cuya participación en tribuna no fue para exponer sus iniciativas, sino que lo hicieron en sesiones poco relevantes. Es el caso del uso del micrófono del pleno camaral para la aprobación del Día de las Abejas.

El 2 de abril de 2019 se aprobaron 20 dictámenes, pero se limitaron a declaratorias de 20 días nacionales de conmemoración de diversos temas. Allí entró el Día Nacional de la Abeja, que quedó establecido para el 17 de cada agosto de cada año.

El 28 de noviembre es ahora, oficialmente, el Día de las Personas Sordas y, así, otras 20 conmemoraciones. La sorna del diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo no se dejó esperar y señaló que sólo había faltado declaratoria para "el día de la reuma".

Con sorna o no, las abejitas lograron 425 votos a favor de su día, uno de las más altas, y pasó al Ejecutivo federal para sus efectos constitucionales.

Así, limitados, los diputados terminaron valiendo más por su peso en el partido que por el trabajo como legislador. Es el caso claro del panista Jorge Romero Herrera, quien ocupa una curul por representación proporcional, es decir, sin votos directos, quien a la fecha promovió siete iniciativas, cero aprobadas, una desechada en pleno y seis pendientes.

Se le recuerda poca o nula participación en tribuna, aunque también es de los legisladores panistas que más asiste al Palacio Legislativo y, tratándose de un jerarca blanquiazul en la capital del país, sencillamente se dedica a mover fichas de su partido en San Lázaro.

Siguiendo con el Partido Acción Nacional, 64 de sus 77 legisladores buscarán la reelección, entre ellos su actual coordinador parlamentario Juan Carlos Romero Hicks, quien estaría en la misma posición de Jorge Romero, su trabajo legislativo tiene que ver más con las políticas de su partido que con temas del electorado de Guanajuato.

El panismo ha presentado un total de 871 iniciativas, aprobadas 103 y tiene pendientes 664.

Dentro del grupo mayoritario en San Lázaro, Morena, los diputados han suscrito iniciativas en grupo. Es el caso de Manuela del Carmen Obrador Narváez, que fue electa por mayoría relativa en el Distrito 1 de Chiapas. Pertenece a tres comisiones y a seis grupos de Amistad legislativa. En su haber tiene como iniciante sólo una iniciativa aprobada, ninguna desechada, ninguna retirada y ninguna pendiente, aunque de grupo cuenta con 13 aprobadas. No se le recuerda una participación en la tribuna camaral para llevar una propuesta, aunque ella como muchos otros ocuparon turnos en tribuna “a favor” de las iniciativas presidenciales. Un mero requisito antes de mayoritear.

Por Morena presentaron su carta de intención de elección consecutiva 229 legisladores de los 252 con los que actualmente cuenta. En grupo, los morenistas tienen un récord de mil 848 iniciativas, aprobadas 219 hasta ahora y pendientes mil 372. Nadie puede acusarlos de no ser productivos, aunque si no están en las líneas de interés presidencial, los proyectos legales terminan en la congeladora acompañando a los proyectos azules, amarillos, naranjas y tricolores.

Por su parte, el PRD tiene sólo 12 legisladores; siete de ellos buscarán reelegirse, entre ellos su coordinadora Verónica Juárez Piña. El Sol Azteca como grupo parlamentario ha sido de los más participativos en tribuna al oponerse a las iniciativas sobre todo por las presentadas por su exmilitante y y líder y hoy presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Y sí, es el Presidente de México el verdadero personaje central del legislativo. La agenda del Congreso cuenta con 25 iniciativas presentadas del Ejecutivo en lo que lleva la LXIV Legislatura, de ellas 21 aprobadas, ninguna desechada, ninguna retirada y cuatro pendientes para lo que resta de los trabajos del último año de esta legislatura (y que ya pasarán).

Comentarios:

Destacado:

+ -