Nacional


Torruco y “sobrinos” incómodos promocionan hotel en Palacio

Convertido en una especie de tianguis turístico, el encuentro con el presidente en Palacio Nacional sirvió hasta para promocionar un hotel de 3 mil habitaciones en la zona hotelera de Cancún…

Torruco y “sobrinos” incómodos promocionan hotel en Palacio | La Crónica de Hoy

Convertido en una especie de tianguis turístico, el encuentro con el presidente en Palacio Nacional sirvió hasta para promocionar un hotel de 3 mil habitaciones en la zona hotelera de Cancún…

El secretario de Turismo, Miguel Torruco, pocas veces visto en el Salón Tesorería, llegó acompañado de un grupo de inversionistas, se sabría después, ligados a quien concibió los segundos pisos en el Periférico: el ingeniero David Serur. Este último, bastón en mano, se incorporó a la comitiva iniciado ya el intercambio de loas.

“Quiero presentarles a Elías, Marcos y Harry Sacal, también a Marcos Achar. Su inversión es de las más grandes que se haya hecho en un hotel en los últimos 30 años”, dijo Torruco al arranque, mientras AMLO se refirió a ellos como empresarios “con dimensión social y ética, que le tienen confianza en nuestro país”.

Arropado por la aureola presidencial, Marcos Sacal, director de Grupo Murano, habló de una inversión de mil millones de dólares, de 20 mil empleos, de la contratación de proveedores nacionales hasta en un 95 por ciento y de un monumental Centro de Convenciones…

Entre los reporteros había una especie de asombro por la dudosa publicidad y hubo quienes, enganchados por el anuncio, comenzaron a cuchichear sobre tiempos compartidos y paquetes todo incluido.

Torruco aludió cuentas felices, al realizar un recuento en la materia de enero a agosto de 2019: 29.8 millones de turistas internacionales (7.6 por ciento más en relación a 2018), 17 mil 150 millones de dólares de gasto de visitantes extranjeros (12.3 por ciento más), 10 mil 694 millones de dólares en balanza turística (34.7 por ciento más), 4 millones 334 mil plazas laborales (3.6 más)…

Hasta la aparición inhóspita de un comunicador iluminado, como pocas veces:

—Por más inversiones que se anuncien, los destinos turísticos de México están pauperizados, arruinados por la violencia. Acapulco, emblema turístico del país, lleva dos décadas en caída permanente. Cancún va en el mismo sentido. ¿Seguirá con la misma estrategia neoliberal de privilegiar las cifras por encima de resultados concretos? —le preguntó al tabasqueño.

—Estamos haciendo nuestro trabajo para que haya inversiones y al mismo tiempo garantizar la paz en los destinos turísticos y todo el país. Es asignatura pendiente, no vamos a maquillar cifras. Un signo de que hay confianza, de que se van a resolver los problemas, son estas inversiones.

Mientras la conferencia se desviaba hacia otros temas, cada vez más densos e inútiles, Torruco y su grupo de amigos podían apenas soportar el hastío, con murmullos y miradas constantes al reloj, hasta el regreso de los elogios presidenciales, fotografías, abrazos, felicitaciones…

“Estoy seguro que vamos a lograr la transformación del país porque hay empresarios como los que están aquí ahora, ejem…”. Algo lo aturdió y cortó la última palabra.

“Muchas gracias al ingeniero Serur, que nos acompaña. ¿Usted también está en este proyecto? —preguntó López Obrador a su aliado de los segundos pisos.

—En la ingeniería nada más —respondió el decano.

—Ah, la ingeniería.

—Sí, porque estos inversionistas son mis sobrinos…

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -