Mundo


Trudeau gana al estilo Trump: suma más escaños pese a perder el voto popular

El apoyo al premier canadiense en las provincias más pobladas, clave para su victoria, aunque logró menos votos que el candidato conservador. La falta de mayoría absoluta obliga al liberal a buscar acuerdos puntuales.

Trudeau gana al estilo Trump: suma más escaños pese a perder el voto popular | La Crónica de Hoy

Trudeau saluda a sus simpatizantes. (Foto: EFE)

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ganó las elecciones parlamentarias del lunes, gracias al mayor reparto de escaños entre las provincias más pobladas y progresistas, que impidieron una victoria de su rival, el candidato conservador Andrew Sheer, a pesar de que éste logró más votos en el cómputo general.

El Partido Conservador logró 6.1 millones de votos frente a los 5.9 millones de votos del Partido Liberal. Sin embargo, el reparto de escaños perjudicó a Sheer, ya que logró 121 escaños, frente a los 338 obtenidos por Trudeau. Una situación parecida se vivió en Estados Unidos en las elecciones de 2016, cuando la demócrata Hillary Clinton superó en más de tres millones de votos a Donald Trump, pero el republicano logró más votos electorales. Sin embargo, en el caso de Trump fue por la sobrerrepresentación de los estados rurales menos poblados.

RESURGE EL SOBERANISMO QUEBEQUÉS. Con estos resultados, Trudeau tendrá que echar mano de acuerdos puntuales con los partidos de la oposición, preferentemente el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) y en menor medida con el soberanista Bloque Quebequés (BQ), que fue el más claro ganador de la noche electoral.

El BQ triplicó el número de escaños y pasó de 10 a 32, al obtener 1.4 millones de votos (un 9.5%); mientras que, con 2.8 millones de sufragios (15.9%), el NPD perdió 20, muchos de ellos en Quebec, y en la nueva legislatura tendrá que conformarse con 24 asientos.

El resto de escaños quedan repartidos entre el Partido Verde (3 escaños) y una diputada independiente, la exministra liberal Jody Wilson-Raybould. Con NPD o BQ, Trudeau consigue sumar más de los 170 diputados que garantizan la aprobación de las medidas que presente el gobierno en el Parlamento.

Ayer, el líder del NPD, Jagmeet Singh, tendió la mano a Trudeau al declarar que su partido “será constructivo y respetará las decisiones realizadas por los canadienses”, aunque también dejó claro que no venderá barato su respaldo.

El mayor problema para Trudeau es ahora reconstruir las relaciones con las provincias de las llamadas Praderas de Canadá (Alberta, Saskatchewan y Manitoba), donde los liberales han desaparecido prácticamente tras las elecciones del lunes.

Estas tres provincias, cuyas economías están basadas en la ganadería, la agricultura y la explotación de recursos naturales, especialmente petróleo, son la reserva natural del conservadurismo más recalcitrante del país. En Alberta, corazón del sector petrolero, el Partido Conservador se ha hecho con 41 de los 42 diputados en juego. En Saskatchewan, los conservadores lograron 14 de 14 diputados.

QUE NOS GOBIERNE TRUMP. La principal reivindicación de Alberta es la construcción de oleoductos que permitan exportar hacia el este y el oeste el petróleo generado por las inmensas reservas de los yacimientos de arenas bituminosas de su territorio, pero la expansión de la producción de crudo es contraria al compromiso de Trudeau de luchar contra la crisis climática.

Como dijo un comentarista tras conocer los resultados, muchos de estos votantes preferirían ser gobernados por el republicano Trump que por el liberal Trudeau.

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -