Mundo


Trump despreció por más de un año la amenaza del terrorismo supremacista

Según la CNN, funcionarios de Seguridad Nacional alertaron a la Casa Blanca de la creciente violencia del nacionalismo blanco, pero su “ceguera ideológica” lo centra sólo en el yihadismo

Trump despreció por más de un año la amenaza del terrorismo supremacista | La Crónica de Hoy

Dos personas, frente al memorial de las víctimas del tiroteo del sábado, en El Paso.

Durante más de un año, la Casa Blanca ignoró avisos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de que la violencia del supremacismo blanco estaba creciendo rápidamente en Estados Unidos y era necesario que el gobierno de Donald Trump convirtiera en una prioridad en su agenda política el combatir el terrorismo doméstico.

Según reportó la cadena estadunidense CNN, que cita tanto a actuales como antiguos trabajadores del DHS, estos avisos se hicieron de manera particularmente clara en la Estrategia Nacional Contraterrorista que elabora Seguridad Nacional.

“La Casa Blanca quería centrarse sólo en la amenaza yihadista, y aunque ésta es seria, ignoró la realidad de que la violencia racista estaba creciendo rápidamente en casa. (En el gobierno) tenían una gran ceguera ideológica”, explicó una fuente a la CNN.

La Estrategia Nacional Contraterrorista, publicada en otoño pasado, se centró finalmente en el terrorismo islamista, que se identificó como “la principal amenaza terrorista transnacional para los Estados Unidos y sus intereses nacionales vitales”. Según denuncia un alto funcionario a la cadena, la mención al terrorismo racista doméstico fue “sólo en un párrafo accesorio”, que habla de “otras formas de terrorismo, como el extremismo racialmente motivado, el extremismo animalista, el extremismo ambientalista”, entre otros, y sin mencionar específicamente el supremacismo blanco.

Este julio, el director del FBI, Christopher Wray, aseguró que en los primeros tres trimestres del año fiscal 2019, iniciado en octubre de 2018, ha habido tantos arrestos vinculados a amenazas terroristas domésticas como detenciones vinculadas al terrorismo internacional, alrededor de 100. Además, Wray incidió en que la mayoría de los arrestos por terrorismo doméstico estaban vinculados de un modo u otro al supremacismo blanco, y afirmó que el FBI se tomaba la amenaza de manera “extremadamente seria”.

“SON POCA GENTE”. Una muestra de los problemas de la Casa Blanca para tomar seriamente la amenaza del terrorismo supremacista blanco la dio el propio presidente Trump cuando en marzo, tras la masacre de 51 musulmanes en Christchurch, Nueva Zelanda, consideró que el supremacismo blanco no es una amenaza mundial creciente; “creo que es un pequeño grupo de gente que tiene problemas muy, muy severos”, agregó.

INCOMODIDAD. El mismo alto funcionario comentó a la CNN que la explicación por la que la Estrategia Nacional Contraterrorista apenas mencionó el problema es que “la preponderancia del terrorismo doméstico implica al supremacismo blanco, y eso es algo que esta administración no se siente cómoda denunciando”.

Esta misma fuente lamentó que el expresidente Barack Obama fue “demasiado prudente a la hora de denunciar la amenaza del terrorismo islamista, pero eso no significaba que debíamos sobrerreaccionar e ignorar que había una creciente amenaza interna”.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -