Mundo


Turba en aeropuerto de La Paz frustra petición de renuncia a Evo

El opositor Luis Fernando Camacho regresó a Santa Cruz tras su fallido intento de salir de la terminal para entregar una carta a Morales.

Turba en aeropuerto de La Paz frustra petición de renuncia a Evo | La Crónica de Hoy

Partidarios de Evo Morales generaron gran tensión en el aeropuerto de La Paz, ayer. (Foto: EFE)

Una turba de defensores del presidente boliviano Evo Morales, impidió ayer al dirigente opositor Luis Fernando Camacho salir del aeropuerto de La Paz para entregar en mano al mandatario una carta pidiendo su renuncia.

Camacho, líder del Comité Pro de Santa Cruz, había llegado de noche a El Alto desde Santa Cruz, tras una multitudinaria asamblea cívica ante la que se comprometió a llevar en mano la renuncia del presidente por las sospechas de fraude en las elecciones del 20 de octubre, que le dieron la victoria para un cuarto mandato consecutivo.

Sin embargo, no pudo ni salir de la terminal del aeropuerto, en la que le esperaban grupos afines al presidente, que terminaron por romper el cordón policial para acosar a Camacho, que tuvo que dirigirse hasta una avioneta militar escoltado por la policía para regresar a Santa Cruz.

Nada más regresar a su ciudad, advirtió de que volverá a intentar llegar a la sede del gobierno boliviano con el pedido para que Evo Morales deje el poder después de más de trece años.

Los partidarios de Morales también retuvieron durante horas a periodistas, y mantuvieron controlados los puntos de acceso al aeropuerto. El candidato presidencial opositor, Carlos Mesa, señaló que esta acción la orquestó el MAS, partido de Morales, para fomentar “la discriminación y el racismo”.

ARROPADO POR MILES. Los que sí que llegaron a La Paz fueron miles de seguidores del presidente, que marcharon desde El Alto, uno de sus feudos electorales. Mineros, obreros y campesinos con su habitual simbología de trajes típicos, ponchos rojos e imágenes de Ernesto Che Guevara.

Ante ellos Morales alertó de que “intentan” hacerle llegar una carta para consumar un golpe como el de 1980, cuando tras enviarle una misiva a la entonces mandataria Lidia Gueiler, el militar Luis García Meza la derrocó.

“No tienen ninguna prueba” del fraude y por eso intentan un golpe de Estado, aseveró ante la multitud, viéndose arropado por los suyos.

DISTURBIOS. Al caer la noche, se registraron enfrentamientos en La Paz entre defensores y detractores del presidente de Bolivia, Evo Morales, con cargas policiales para dispersar a ambos bandos.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -