Opinión


TVC y la aviación institucional

TVC y la aviación institucional | La Crónica de Hoy

Suele ocurrir con cierta periodicidad, aunque es poco entendible cuando se miran las perspectivas que depara el futuro cercano a la aviación mexicana, que las relaciones laborales en las aerolíneas se tensen. A veces es porque está en puerta alguna negociación, a veces son desencuentros históricos, pero en ocasiones más parecen descuidos en momentos no deseables.

No estamos en el mejor momento. Es evidente que no habrá crecimientos como los que auguraba la inercia del crecimiento en el transporte aéreo, tanto por la desaceleración económica mundial como por la falta de infraestructura suficiente y la incertidumbre en diversas áreas de la economía. El caso es que no es momento de tener rencillas por minucias que parecen viejas cuentas disfrazadas de lecciones tardías.

El affaire que protagonizó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la pasada administración cuando a una disposición de Aeroméxico le siguió una circular de DGAC prohibiendo la presencia de tripulaciones en cabina distintas de las “ordenadas” por la dirección de la empresa, fue de antología en aquel momento.

¿Cómo le hizo el director de Aeronáutica para adelantarse “tan atinadamente” a los deseos de la aerolínea y publicar como suya  la disposición que Aeroméxico pretendía para hacerla de aplicación general? No lo sabremos nunca, pero sus repercusiones sí que están siendo parte del desencuentro entre los pilotos y la empresa.

Sólo que en esta lid, Aeroméxico ha decidido embarcar a los sobrecargos otorgándoles mayores prerrogativas que a los pilotos para llevar a sus compañeros en la cabina, a pesar de que es el Comandante en vuelo el único facultado por la Ley para determinar la asignación de asientos de personal técnico aeronáutico (o cualquier pasajero) dentro de la aeronave.

Es evidente que hay un deseo de enfrentar a dos sindicatos que tradicionalmente suelen caminar juntos en la defensa de los derechos de los trabajadores y en esta visión es que ambas dirigencias deberían enfrentar el reto que tienen ante sí, pues es evidente que un enfrentamiento no le ayuda a su causa.

Es más, estando a las puertas del nuevo pacto laboral que significará la libertad sindical, el debilitamiento de las relaciones laborales no le ayuda al movimiento obrero.

Pero tampoco le ayuda a la empresa. Si se ven las cosas en el largo plazo y con ánimo de construir, el golpeteo sólo contribuye a desgastar las relaciones internas y a enrarecer el clima organizacional. Hay directivos que creen que eso los ayuda, la realidad siempre desmiente esta visión.

Y hay cientos de ejemplos de empresas exitosas en el mundo que empezaron por crear climas internos de concordia y de apertura antes de acceder a los mejores lugares en la preferencia del público, porque es obvio que un trabajador contento hace mejor su trabajo y más en una empresa de servicios como es el transporte aéreo.

La alianza con Delta también complica las cosas porque esa aerolínea sigue las mejores prácticas en el mundo en materia de regulaciones aeronáuticas, como es el caso del TVC (CAS). Ojalá se entienda.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

 


raviles0829@gmail.com
@charoaviles

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -