Cultura


Un abrazo representa cómo fue el nacimiento de la cultura mexicana

UN AÑO SIN ABRAZOS. El 21 de enero se celebra el Día Internacional del Abrazo, un acto esencial de la cultura humana que a causa de la pandemia de COVID-19 está proscrito temporalmente. Crónica presenta una serie de textos dedicados a esta expresión que ha sido fundamental en la historia

Un abrazo representa cómo fue el nacimiento de la cultura mexicana | La Crónica de Hoy

El abrazo, de Jorge González Camarena. Versión en caballete del mural Fusión de dos culturas en el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec 1980. Acrílico sobre lienzo. 200 x 140 cm. Foto cortesía de Museo Soumaya.

Un guerrero águila entierra su lanza en un soldado español y éste, al mismo tiempo, clava su espada en el cuerpo del indígena. Esa es la imagen que plasmó el pintor Jorge González Camarena (Jalisco, 1908-Ciudad de México, 1980) en su obra El abrazo, una reflexión del nacimiento de la cultura mexicana, la búsqueda de reconciliación y el respeto a la riqueza indígena.

En vísperas del Día Internacional del Abrazo, a celebrarse el próximo 21 de enero, Crónica presenta una serie de textos dedicados a esta expresión que la pandemia ha restringido.

“Hablar de El abrazo es importante en un año coyuntural, a 500 años de un proceso tan convulso, tan complejo como lo es la conquista de México, cinco siglos de resignificación que como el propio González Camarena plasmó ya que él siempre buscó la unidad nacional y denunció las divergentes propuestas que menosprecian los logros alcanzados por las civilizaciones mesoamericanas”, comenta Alfonso Miranda, director del Museo Soumaya.

La obra es un acrílico sobre lienzo, de 2 metros por 1.40 de alto, y forma parte de la exposición 20 siglos de arte en México en el Museo Soumaya Plaza Carso, institución que adquirió el cuadro en 2013.

“González Camarena hace una crítica a las divergentes propuestas ante las revisiones historicistas de tener un grupo llamado los hispanistas que menosprecian los logros alcanzados por las civilizaciones mesoamericanas y que establecen que la occidentalización de América representó no sólo modernidad sino la civilidad. Esas son formas que no están valorando la riqueza y la grandilocuencia de nuestras culturas ancestrales”, destaca.

Por otro lado, el pintor jalisciense también criticó a los prehispanistas. “Es otra facción que desde el siglo XIX, un siglo de redefiniciones políticas de un estado mexicano imperial o republicano, llevan a establecer que la masacre de los logros civilizatorios mesoamericanos estarán subordinados por una ferocidad en un proceso de conquista y hay un olvido permanente a la tradición milenaria”, precisa.

Alfonso Miranda señala que en ambas propuestas radicales no se observa que México nació de ese abrazo plasmado por González Camarena.

“Un capitán español con toda la coraza de metal y, en la misma estatura, un caballero águila aparecen en un abrazo funesto que terminará con la vida de ambos y que aún con ello se ve una posibilidad de que la sangre que corre por las venas de los mexicanos sea la sangre dual de este caballero águila y del capitán español”, reflexiona.

La obra fue hecha en 1980, año en que murió Jorge González Camarena, bajo la influencia renacentista.

“El artista creó un sistema llamado cuadratismo, con líneas verticales, horizontales y diagonales, es una composición llamativa que tendrá su versión en caballete en el mural La fusión de dos culturas que se encuentra en el Museo Nacional de Historia. Es interesante que la obra El abrazo, hoy del Museo Soumaya, inauguró en 1996 una primera y muy tardía retrospectiva de Jorge González Camarena en el Palacio de Bellas Artes”, destaca Miranda.

El también historiador asegura que 2021 es un tiempo de reflexión hacia lo que debe de marcar el camino de los cinco siglos de la conquista de México, cinco siglos del nacimiento de la Ciudad de México y 200 años de una nación independiente.

“Es un año que apremia el abrazo entre posturas. Es fundamental darle cabida a una obra como ésta de la plástica mexicana y a un autor que siempre buscó con esperanza tener una reconciliación entre posturas de un México que, por más divergentes que sean, en el centro deberá colocar a la nación, la ciudadanía y los procesos democráticos”, reflexiona.

-¿Se ha prestado El abrazo para diversas exposiciones?

-La hemos expuesto en los museos Soumaya en distintos momentos y ha sido solicitada como parte de publicaciones nacionales, en tesis, en algunas publicaciones de corte histórico, pero no ha para exposiciones que recuerde de manera inmediata, quizá por la violencia que implica, es un espejo que de pronto nos estremece.

“México nació de un hecho violento, pero a cinco siglos tendríamos que resignificarnos en la paz y por la paz”, responde.

-¿Realizarán alguna exposición sobre la caída de México Tenochtitlan?

-Dependiendo de si se pueden hacer físicas o virtuales vamos a establecer canales. Tenemos una comunicación abierta y cercana con Secretaría de Cultura, INAH y el INBA para establecer desde préstamo de obra hasta conferencias.

“También el Centro de Estudios de Historia de México Carso y Museo Soumaya están organizando un seminario con distintas universidades para alumnos”, destaca.

Abrazos históricos

1519. Abrazo entre el tlatoani mexica Moctezuma II y el conquistador español Hernán Cortés cuando éste arribó a la antigua Tenochtitlan.

1821. Abrazo entre el insurgente Vicente Guerrero y el comandante Agustín de Iturbide con el que inició el proceso de consumación de la Independencia de México.

1914. Abrazo entre los caudillos Francisco Villa y Emiliano Zapata en Xochimilco para generar una alianza y vencer a los ejércitos carrancistas.

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -