Nacional


“Un milagro si con Biden se concreta reforma migratoria”

Jeanette Vizguerra, la activista mexicana que se convirtió en símbolo para toda la comunidad migrante en Estados Unidos, dijo a Crónica que confía en que sin importar el tiempo que se lleve, se resuelva la regularización de más de 11 millones de personas sin papeles.

“Un milagro si con Biden se concreta reforma migratoria” | La Crónica de Hoy

Denver Westwood

Jeanette Vizguerra, la activista mexicana que dejó México por causa de la violencia y que llegó a Estados Unidos en 1997 con su esposo y su hija mayor, y quien además tiene otros tres hijos nacidos en Estados Unidos, pesimista, dijo en entrevista telefónica con Crónica, desde el santuario en el que se encuentra desde hace dos años y dos meses, que sería un milagro si con el naciente gobierno del presidente Joe Biden se concreta la anhelada reforma migratoria que daría alivio a los más de 11 millones de migrantes que esperan, como tanque de oxígeno, una pronta solución a su residencia legal en este país.

--¿Cree que con el presidente Joe Biden, ya sin las presiones que ejerció el exmandatario Donald Trump habrá más posibilidades de concretar una reforma migratoria?

“Con el nuevo gobierno del presidente Joe Biden la historia que se vivió con gobiernos anteriores (como el de Barack Obama), todo quedará en palabras, tal vez haya buena intención de regularizar el estatus de 11 millones de migrantes, pero esto sigue sobre la mesa y si ellos quisieran resolver la situación, ya se hubiera avanzado más. Yo respeto mucho a las autoridades de este país, y ahorita el Partido Demócrata tiene mando para decidir sobre la situación de todos los migrantes, de los Dreamers, de los jóvenes DACA, pero creo que si se alcanzara una reforma migratoria, y se resolviera mi caso, será un milagro, porque las soluciones las tienen sobre la mesa, solo falta disposición y que se decidan”.

--En su activismo de apoyo a la comunidad migrante, no solo de Colorado, sino en todo EU, ¿ha recibido asistencia del consulado de México o de organizaciones promigrantes?

“Yo me siento frustrada porque organizaciones que se dicen pro-migrantes, que dicen que están con nosotros y que nos apoyan están muy calladas, muy tranquilas y parece que esperan a que alguien actúe primero, y a esto se puede sumar el divisionismo que hay entre nuestra propia gente, que no se une para demostrar a las autoridades de este país que los migrantes somos personas que hemos colaborado en hacer grande a este país”.

¿Su situación como va. Estar refugiada en un santuario ha frenado su activismo en apoyo a su comunidad y a su gente?

“Tenemos prácticamente 13 años luchando en este país con activismo en busca de regularizar la situación de nuestros paisanos, de todos los migrantes y esperamos que se nos escuche y se nos valore. En mi caso, este mes (junio) cumplo dos años y dos meses en el santuario en Colorado (Primera Iglesia Unitaria en Denver), en espera de que se resuelva mi situación. Por mi activismo en defensa de los derechos de los migrantes varios sectores me consideran un peligro, pero lo único que hacemos en luchar por lo que es justo, para ser considerados ciudadanos de este país al que hemos contribuido y dado mucho”.

--¿Cuánto tiempo esperará para que se resuelva su situación y sea considerada una ciudadana de EU y pueda caminar libremente por sus calles?

“El tiempo que sea necesario. Confío en que mi situación se resuelva, tal vez no pronto, pero tenemos la confianza y en la asesoría de mi abogada para que mediante las gestiones necesarias se llegue a una solución y pueda ser considerada una ciudadana de este país”.

--¿La pandemia como sorprendió a la comunidad migrante?

“Nadie esperábamos esta situación de la COVID-19 y a nuestra comunidad le ha pegado duro, ya que nosotros como migrantes no podemos darnos el lujo de quedarnos en casa cruzados de brazos, necesitamos salir, trabajar y buscar el sustento para nuestras familias”.

--¿Durante la etapa más dura del coronavirus recibieron apoyo de alguna autoridad?

“A diferencia de personas que tienen el estatus de residentes legales o de quienes son originarios de este país, ellos si pueden faltar a su trabajo, nosotros no, pues no contamos con un estímulo económico y tenemos que salir a buscar el trabajo para tener un ingreso y cubrir las necesidades diarias como renta, servicios, alimentación, lo necesario que necesita la familia”.

--Con comercios y fuentes de trabajo cerrados, ¿qué hicieron para librar el desempleo y cubrir las necesidades de la comunidad migrante en Colorado?

“Para ayudar a nuestra gente que necesitaban de trabajo para cubrir los gastos básicos, creamos un programa de preparación de alimentos los fines de semana, sólo viernes, sábado y domingo, en el que se ofrece comida mediante enlaces de redes sociales a vecinos de la comunidad. Nos repartimos el trabajo, los alimentos que un grupo prepara y otro que se encarga de hacer las entregas a domicilio, todo con el cuidado dada la pandemia de la COVID-19, lo que ha sido de gran ayuda en estos tiempos difíciles de la pandemia, ya que así cubrimos una necesidad alimentaria y nos hacemos de recursos de ayuda para la comunidad”.

--Para la preparación de alimentos ¿cómo se obtirnr todo esto, dson donaciones o aportación de la misma comunidad?

“En este programa participan organizaciones y asociaciones que siempre han estado con nosotros, en las buenas y en las malas, como las granjas agrícolas, que siempre nos han apoyado y que en esta etapa de la COVID-19 no nos abandonaron. Así como ellos otras asociaciones han hecho donaciones de alimentos para la preparación que realizamos cada fin de semana para ayudar a quienes enfrentan situaciones difíciles para cubrir sus necesidades”.

¿Ya la vacunaron contra la COVID?

“Apenas en días pasados recibimos la vacuna, ya que la prioridad eran las personas de la tercera edad, los médicos, todo el personal de salud, adultos, jóvenes y después nosotros..

Jeanette Vizguerra es una migrante mexicana de 49 años fundadora de la organización Metro Denver Sanctuary Coalition, es líder activista en defensa de los derechos de los migrantes en Colorado y se ha convertido en símbolo de la comunidad migrante. Llegó en 1997 a Estados Unidos con su familia, pero desde hace 14 años inició su lucha para resolver su estatus como residente legal y desde aquel momento también adoptó como suya la batalla de todos los migrantes que sin asesoría buscan hacer valer sus derechos en Estados Unidos.

Vizguerra originaría de la Ciudad de México, se refugió por primera vez en la Primera Iglesia Unitaria en Denver en febrero de 2017, cuando temía que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), durante el gobierno del expresidente Donald Trump, tratara de deportarla.

El 11 de mayo de 2017, Jeanette Vizguerra se enteró de que ICE había aprobado su solicitud para suspender su deportación, por lo que abandonó el refugio. Sin embargo, ese permiso venció y desde entonces recurrió nuevamente al santuario, el que ha abandonado en contadas ocasiones excepcionales para exigir justicia y regularización para ella y los 11 millones de migrantes sin papeles.

La activista mexicana dice que sin importar el tiempo que se lleve “seguiré luchando por toda mi gente y por mí, hasta que se nos escuche y se nos reconozca como ciudadanos de este gran país”.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -