Opinión


Un proyecto de Presupuesto de Egresos neoliberal

Un proyecto de Presupuesto de Egresos neoliberal  | La Crónica de Hoy

En el sentido económico predomina la visión neoliberal en el proyecto de Egresos de la Federación. Y lo es porque hace uso de los instrumentos que tanto se han criticado bajo la corriente neoliberal: estabilidad macroeconómica, superávit primario, disciplina fiscal, rescate financiero en lo energético y más signos de inercia económica.

 Se aprecia un claro incremento a Pemex, CFE y a la política social (bastión de este gobierno), un precio promedio del barril de petróleo de 49 USD, un superávit primario similar al año pasado; cambia en algunos rubros, pero en esencia no modifica lo que tanto crítica.

 ¿Es un presupuesto que consideró al mercado como un agente relevante de la economía? Sí. Entonces es neoliberal.

 ¿Es un presupuesto con una alta carga social, debido al histórico recurso que se destina a los programas sociales? Sí, éste es un sello de la 4T.

 Sin embargo, lo relevante en cuanto a disciplina macroeconómica no cambia, sigue y tal vez siga presente en los próximos proyectos. El riesgo radica en no llamar a las cosas por su nombre, en no reconocer que la economía necesita crecimiento para que exista desarrollo (y no al revés) y que para que el presupuesto sirva como mecanismo de este propósito, necesita hacer énfasis en la inversión pública y privada, en la generación de confianza, en el fortalecimiento del mercado interno, sí, con programas sociales que ayuden a contener las carencias, pero con enfoque de aumento de la capacidad del mercado laboral que provea de más empleo, que éste sea cada vez mejor pagado y sostenible en el tiempo; claro, si se trata de que sean primero los pobres.

El problema radica en que no se puede quedar bien con todos, satisfacer al mercado, a los inversionistas y a los votantes, a los seguidores, por eso observamos (y estaremos viendo su desenlace en diciembre) que el debate en el Congreso Federal será entre mensajes de confianza a los inversionistas o en aumento y permanencia del consumo a través de programas sociales.

Pero no se puede perder de vista que dados los acontecimientos mundiales debemos (aunque no queramos) apostar por un presupuesto conservador, pero que envíe el mensaje de confianza a los mercados ante la antesala de una probable recesión mundial. Por eso, además del debate político que se viene, se requiere uno técnico, que pueda explicar a quienes per se no confían en las herramientas económicas, qué camino conviene, por el bien de México, aunque a muchos les dé comezón el término neoliberal.

 

@DrLuisDavidFer

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -