Negocios


Un spot publicitario no gana la elección: Alazraki

El candidato debe transformarse en un actor, ése es el mayor reto en una campaña electoral. El trabajo de tierra para cubrir geográficamente a los votantes es la parte medular, la de mayor desgaste e importancia.

Un spot publicitario no gana la elección: Alazraki | La Crónica de Hoy

“Los candidatos no son actores, no se saben vender actuando para expresar sus valores y beneficios y esto es muy desgastante para cualquier agencia”, dice Carlos Alazraki.

México ha sido cuna de un talento extraordinario de hombres dedicados a la comunicación y publicidad, de entre ellos destaca el también productor Carlos Alazraki, quien a lo largo de décadas de trabajo ha logrado distinguirse por ser uno de los publicistas más importantes a nivel nacional e internacional. Pero si bien su trabajo publicitario comercial para marcas del prestigio de Alka Seltzer, Sección Amarilla o Comex rompió barreras, no podemos dejar de lado que fue uno de los pioneros del marketing político, a lo que sumó siempre una distintiva muy especial con un toque de polémica, tal y como lo expresó en los mensajes de los entonces candidatos Arturo Montiel, quien se consolidó como gobernador del Estado de México; Roberto Madrazo, a quién recordamos con “darle un Madrazo al dedazo” o finalmente las figuras de Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo. Aquí una grata charla con Carlos Alazraki.

Estimado Carlos, ¿qué tanto es una campaña, o mejor dicho, cuál es el peso de una campaña publicitaria en un entorno político, sea cual sea?

—Bueno, primero y para ser claros, déjame confirmarte que un anuncio publicitario por sí mismo jamás ha ganado, para nadie, una contienda electoral. 

Un anuncio no gana una campaña para alcalde, diputado, senador, gobernador y mucho menos presidente. Eso no significa que no ayude, al contrario, es de fundamental utilidad e importancia, pero no es la clave final para la decisión de un voto.

—Si no es así, ¿cuál es la clave principal?

La campaña publicitaria es fundamental, como ya lo expresé. Ahora bien, la parte medular de una estrategia electoral es la territorialidad en campo, que se realice para ganarse el afecto y votos finales. El trabajo de tierra para cubrir geográficamente a los votantes es la parte medular, la de mayor desgaste e importancia.

Es importante señalar que los debates televisivos tampoco son de mayor utilidad. Un debate es para mediatizar post-debate lo que haya sucedido en el mismo, tratando de ganar espacios en los medios y adeptos sobre los indecisos; sin embargo, desde mi punto de vista, es la parte menos importante, sin decir que no lo sea.

¿Qué deseas expresar con lo anterior?

—Muy sencillo, el debate sirve para que los medios tomen lo mejor de cada candidato y lo expongan públicamente. Un votante que tiene inclinación por A o B no va a cambiar por el debate. Es como un encuentro deportivo de futbol, no porque un equipo vaya perdiendo contra el otro, sus aficionados dejarán de irle para irse con el ganador. El debate es un teatro público mediático en donde todos siempre dicen ganar y en el mejor de los casos no te da arriba de 3 o 4 puntos cuando sale correctamente.

—Así las cosas, ¿cuál es el proceso de una campaña publicitaria política?

—Los procesos son muy estrictos y se dividen en cuatro puntos consecutivos y que ahora te describo:

1. El primer mensaje de una campaña política, publicitariamente hablando, es la presentación del candidato. Quién es, su experiencia, su pasado, su familia y sus bases en un entorno político, social y familiar.

2. La segunda etapa de campaña son las propuestas. Cada candidato debe hacer un análisis de lo que la sociedad está demandando y enfatizar sobre las soluciones. Por ejemplo, una demanda consistente es siempre la seguridad. El candidato deberá expresar su interés por el problema, asumir que existe, proponer cómo combatirla y dar a los votantes soluciones. En este punto los valores de propuesta deberán ser las tres principales demandas, ya sean locales, estatales o nacionales.

3. En tercer lugar está la invitación a votar por el candidato. Ya se presentó, ya saben quién es, conocen a su familia y su experiencia. Después expresó su oferta de gobierno con base a la demanda social y cómo atenderla. Bueno el tercer punto es invitar a la gente a que confíe en él y lo privilegie con el voto.

4. Finalmente, yo siempre lo propongo, aun cuando es difícil que lo aprueben. El mensaje de agradecimiento de triunfo, antes de las mismas elecciones. Esto sirve para motivar un voto a favor, incluso de la misma competencia, bajo la creencia de que las tendencias están ya dadas y son irreversibles.

—Para terminar Carlos. ¿Qué es lo más difícil de una campaña política?

Muy fácil. Los políticos. Los candidatos son abogados, economistas, sociólogos, politólogos, etc., todo menos actores. Ellos deben protagonizarse a sí mismos, son el producto de la campaña en sí misma. Sí, aun cuando a la gente no le gusta la comparación, ellos son un producto con empaque, promesa y hasta los pagan con una tarjeta de plástico que en vez de ser bancaria es del INE. Al decir pago me refiero al sistema para votar y no textual.

Los candidatos no son actores o actrices, no se saben vender actuando para expresar sus valores y beneficios y esto puede ser desgastante para cualquier agencia.

¿No existe político capaz de cubrir la necesidad en sí mismo para ser un buen producto?


Lo existió. Se llamó Luis Donaldo Colosio.

 

Comentarios:

Destacado:

+ -