Metrópoli


Una mujer transgénero en Santa Martha y otros relatos

A través de la escritura, muchas mujeres reclusas en Santa Martha Acatitla se liberan de los barrotes y la vida hostil

Una mujer transgénero en Santa Martha y otros relatos | La Crónica de Hoy

Foto: Archivo Cuartoscuro

Soy detenida en una de las calles de Tlalpan por un operativo inmenso por un delito que se llama trata de personas. Soy activista para la población LGBTTTI por lo cual a mí se me hizo muy extraño. Duré 24 horas en el bunker y fui trasladada al Centro de Reinserción Social Santa Martha Acatitla. Para mí era un terror entrar a este centro, ya que jamás estuve detenida por nada.

Así comienza uno de los relatos expuestos en el libro ‘Desde adentro: Libertad a través de la escritura’, en el que 76 mujeres recluidas en los penales de Santa Martha y Tepepan expresan sus reflexiones.

La obra fue editada por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México que expone que “la literatura escrita por mujeres es una propuesta para visibilizar lo íntimo, que es también lo político, para compartir esa voz y darla a conocer después de tanto tiempo de encierro. Hacer visible lo minorizado por la sociedad no sólo en razón del género sino también de la concepción aún vigente sobre la privación de la libertad”.

“Me fui a ver a mi novio César. No lo encontré y me fui a cotorrear con otro amigo, y que se me ocurre robar porque no traíamos para la fiesta. Y pues toda tonta que me agarran. Yo ya no quería regresar al tutelar, por lo cual dije que tenía 18 años, ya que en el tutelar no podía echar desmadre y yo quería echar desmadre. Y bien, pues me llevan a la delegación y me dice el judicial: “¡ay, hija de tu pinche madre! ¿Quieres ser tratada como adulta?, ¡pues te vas a ir a chingar al Oriente!”, es la experiencia vivida por otra interna.

Con estos relatos, mujeres expresan las vivencias en prisión, a qué se han enfrentado, sus miedos y cómo las ha transformado el ambiente en estos centros.

Los relatos permiten constatar que la privación de la libertad de una persona impacta incluso en el ejercicio de los derechos de muchas otras, en especial de niñas, niños y adolescentes cuyas voces también están presentes, de alguna manera, en los textos a través de las palabras de sus madres.

Los textos van desde narraciones en primera persona de las mujeres que viven en reclusión hasta la sátira política “para visibilizar lo íntimo, que es también lo político, para compartir esa voz y darla a conocer después de tanto tiempo de encierro. Hacer visible lo minorizado por la sociedad no sólo en razón del género sino también de la concepción aún vigente sobre la privación de la libertad”, expresa la presidenta de la CDH-CDMX,  Nashieli Ramírez.

De esta manera, las palabras de Alejandra, Alicia, Ana Lilia, Ave Fénix, Bertha, Blue Blue, Brenda, Chencha, Chuponcito, Cinthia, Coral, Cositas, entre otras colaboradoras podrían hablar también de las vidas de 11 mil 794 mujeres privadas de su libertad en todo el país.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -