Metrópoli


Usuarios de monopatines son los nuevos cafres de la Ciudad de México

Todos los días se observa que muchos de quienes usan estos aparatos cometen una gran cantidad de faltas cívicas y al Reglamento de Tránsito; nadie les dice nada o los castiga, por falta de regulación.

Usuarios de monopatines son los nuevos cafres de la Ciudad de México | La Crónica de Hoy

Vecinos de las colonias Juárez, Condesa e Hipódromo comentan que los monopatines obstruyen pasos peatonales. (Foto: Saúl Castillo)

Circular sobre el arroyo vehicular en contraflujo, pasarse los altos, utilizar rampas para discapacitados y banquetas para peatones, parquear en aceras y entorpecer el libre tránsito, son sólo algunas de las malas prácticas que realizan los usuarios de motopatines sin anclaje, que, por cierto, no pueden castigarse ni restringirse.

Y es que actualmente no existe una regulación o reglamento que sancione a los usuarios y a la empresa por realizar malas prácticas, y, por tal motivo, las quejas sobre estos transportes alternativos aumentan en la Ciudad de México.

Incluso, oficiales de Tránsito admitieron que no hay indicación u orden para llamar la atención o castigar a los usuarios de este transporte, “pues no se menciona nada de castigo en el Reglamento de Tránsito, es más ni aparece el nombre patín”.

Vecinos de las colonias Juárez, Condesa, Roma, Hipódromo, Tabacalera, de la alcaldía Cuauhtémoc y donde son más usados, denunciaron que los usuarios de los scooters, como tambien se le llama a los monopatines, ponen en riesgo su vida al circular con imprudencia sobre los sitios destinados para los peatones.

Y peor, coinciden, que en caso de un accidente la empresa que alquila los aparatos no está obligada a reparar daños y no se hará responsable por perjuicios a terceros, por el simple hecho de que no hay una regulación.  Por tal motivo algunos habitantes de la alcaldía, opositores a estos aparatos, ya comenzaron a rayar y pintar los códigos QR, necesarios para desbloquear los dispositivos y usarlos.

Residentes del corredor Roma- Hipódromo-Condesa coincidieron en que los usuarios de éstos son los nuevos cafres de la CDMX, por lo que ratificaron su oposición a que se permita su instalación, ya que representan un simple negocio de las empresas y no son necesarios para resolver los problemas de movilidad.

Rafael Guarneros, Francisco Meléndez y Gustavo Estrella acusaron a las autoridades de ser complacientes con la instalación de esos vehículos en las aceras, frente a las entradas de sus casas e incluso en los jardines. Aunque no dieron una cifra de cuántas bicicletas y monopatines sin anclaje invadieron sus calles, pues Mobike asegura tener mil 200 unidades en toda la ciudad, cuando en realidad hay, afirmaron, cinco mil.

Recordaron que los monopatines sin anclaje ya provocaron la muerte de una persona, un niño con fracturas en tibia y peroné y otros lesionados.

En el caso de la muerte de una persona el domingo pasado, el taxista que lo arroyó fue liberado, luego que la PGJ determinó que no tuvo responsabilidad en el ilícito.

Por tal motivo, los representantes vecinales reprocharon que la falta de autoridad ha dado pie a la proliferación de esos vehículos en banquetas y camellones de sus colonias.

Incluso recordaron que inicialmente no estaba previsto que en la alcaldía Cuauhtémoc fueron colocados. Explicaron que andar en bicicleta o patín, sin las precauciones correspondientes, puede ser muy riesgoso y hasta mortal, por lo que recomendaron a sus usuarios no circular en banquetas debido a que pueden atropellar a peatones o ellos resultar heridos.

En este sentido, se manifestaron a favor de aplicar un sistema efectivo de sanciones contra malas conductas viales “hasta que aprendamos”.

Gustavo Estrella, jefe de manzana en la colonia Hipódromo, exigió saber los criterios verdaderos por los cuales dicha zona fue incluida para colocar bicicletas y patines sin anclajes, porque es la que más medios de transporte la cruzan con líneas del Metro, Metrobús y autobuses.

IMPRUDENCIA. Crónica realizó recorridos por dichas colonias y observó un gran número de faltas cívicas y vehiculares por parte de los usuarios de los patines y bicis.

La más común: circular sobre las aceras y quienes usan el arroyo vehicular, lo hacen en contraflujo. Asimismo utilizan el aparato sin medidas de seguridad como casco o chaleco fluorescente.

En muchas ocasiones son menores de edad quienes ocupan los patines, pues la aplicación no especifica edad para su uso.

Muchos de los que usan estos servicios circulan por las banquetas, ocasionando que los peatones tengan que esquivarlos; otra de las quejas es el estacionamiento, ya que llegan a ser colocados en los pasos peatonales de las avenidas o en las rampas para discapacitados.

“Algunas calles como Nápoles o Sevilla cuentan con ciclopista a las laterales, pero les vale seguir las flechas o los semáforos exclusivos para los ciclistas, van por la banqueta, esquivando autos, y si uno les reclama se ponen violentos, desde los que usan los patines hasta los de bicicletas naranjas (Mobike)”, comentó la señora Mónica, comerciante de la colonia Juárez.

Al cuestionar a oficiales de tránsito en la zona, señalaron que no tienen una indicación de llamar la atención a ciclistas o usuarios de patines; el policía Fernando Reyes comentó: “En el Reglamento de Tránsito no menciona nada sobre qué deben hacer estos ciclistas, hasta que la jefa no nos dé una orden no podemos multar a nadie”.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -