Nacional


Van por más acopio de leche y aumento de la producción en el sur del país

Estrategias. Se pretende comprar a productores más de 900 millones de litros al año; ya se hizo en el sexenio anterior, pero durante esta administración se apostó por un precio de garantía mayor

Van por más acopio de leche y aumento de la producción en el sur del país | La Crónica de Hoy

El aumento de la producción de leche en el sureste del país y la apertura de más centros de acopio a cargo de Liconsa son las dos principales estrategias del gobierno federal para incrementar el consumo de la leche nacional y reducir su compra en el extranjero.

Los detalles del programa, apenas esbozado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia de ayer, fueron adelantados a Crónica por Salvador Álvarez Morán, líder del gremio lechero de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas.

En la actualidad, más del 30 por ciento de la leche consumida por los mexicanos proviene del extranjero.

“El plan es que Liconsa aumente la compra a productores nacionales, sobre todo a pequeños; hoy tiene alrededor de 40 centros de acopio, y compra alrededor de 600 millones de litros al año, entre el 6 y 7 por ciento de la producción nacional”.

¿Se incrementarán entonces los centros de acopio?

—Sí, quieren abrir entre 25 y 30 más, para comprar unos 900 o 950 millones de litros anuales, aunque esa cantidad ya se llegó a comprar en el sexenio anterior: en 2015 fueron 900 millones de litros.

Si ya se hizo antes, ¿por qué no ahora?

—Por cuestión presupuestaria, se espera que, con más presupuesto, la compra suba.

Con esos centros de acopio adicionales, Liconsa compraría cerca del 10 por ciento de la producción nacional.

“Liconsa tiene un padrón de 6 millones de beneficiarios a quienes vende leche a precios bajos, pero el 30 por ciento del producto lo compra afuera; ellos tienen el interés de surtir todo su programa social con leche nacional”.

¿Por qué se adquiere en el extranjero?

—Es más barata y, con sobreoferta en el mercado, la traen de allá sin problema; además de que no hay ningún arancel o restricción en la importación.

¿Cuánto cuesta la leche en el terreno internacional?

—Alrededor de 2 mil 300 dólares la tonelada: si de un kilo de leche salen alrededor de 10 litros, el costo es entre 5 y 6 pesos el litro, mientras la leche de producción nacional anda en 7 pesos con 50 centavos y Liconsa está comprando a 8.20 (precio de garantía).

En sexenios anteriores se les pagaba mucho menos a los productores…

—Sí, ha sido benéfico el pago, pero pocos beneficiados. Liconsa compra a 8 mil productores en todo el país, cuando hay 250 mil: el 70 por ciento de los beneficiados es pequeño y el 30 por ciento mediano. La idea es que cada vez más sean más.

HACIA EL SUR. En torno a la apuesta por el sureste, el líder de productores enumeró a los participantes: además del gobierno federal —a través de la Secretaría de Agricultura y Liconsa— y la CNOG, la Asociación de Bancos de México y empresas como ­Nestlé, Danone y Lala.

“Las entidades consideradas son Chiapas, Tabasco, Veracruz y un poco Oaxaca, con explotaciones más intensivas y de doble propósito: venta de leche y de la reserva, para otros productos”.

¿Por qué, de manera histórica, no se ha producido leche en el sur?

—No ha habido empresas interesadas en la comercialización ni ayuda al productor para inversiones ni asesoría. Hoy se produce en esta región menos del 5 por ciento.

¿Ve algún obstáculo?

—En el sur acostumbran a ordeñar las vacas cuando la carne no tiene buen valor, ha sido un vaivén que los ha limitado. Hubo un impulso en los años 70 en la Chontalpa (Tabasco), en el que participó Nestlé, pero se fue acrecentando el valor del becerro para carne y la gente y la empresa lo olvidaron. Había otra planta en Chapa de Corso (Chiapas) que captaba leche, pero con el tiempo se fueron dedicando a sustitutos de crema para café. Ahora se requiere el apoyo a productores con créditos blandos para compra de animales, refacciones, forrajes y demás. Con un precio adecuado y certeza de compra, el proyecto es viable, no suena descabellado.

¿Qué hay de la intervención de trasnacionales?

—Ayuda al mercado; si hay competencia, hay mejor precio, pero sobre todo está la posibilidad de centros de acopio de Liconsa: ya tiene en Chiapas y en Campeche, con una estructura de 5 o 6 centros, se daría un gran aliento.

¿Qué otro reto observa en el sector?

—El precio de garantía y lo que viene en el sur y el aumento de centros de acopio, debe complementarse con el apoyo a zonas donde ya hay producción lechera, donde ya está en su apogeo. En los Altos de Jalisco, por ejemplo, los productores quieren certeza de compra y buen precio, ahí podríamos trabajar en eficiencia, pero en beneficio de todos: pequeños, medianos y grandes, que no haya desaliento para seguir en el negocio e incrementar la producción.

 

Los Datos

● El 50% de la leche comprada por Liconsa proviene de Jalisco (18 de los 40 centros de acopio), otro 25% de Chihuahua y el resto de diversas partes del país.

● El gobierno federal consideraba un productor pequeño a quien tiene menos de 100 vacas, con una producción de 15 litros por animal; sin embargo, ayer se anunció que de 15 se pasaba a 25 litros.

 

Más Apoyo

 

► En 2020, la Sader destinará mayor presupuesto a los productores de
granos básicos, con una asignación de $23,310 millones, de los cuales $10,000 millones serán para el programa precios de garantía.

► El volumen de compra en trigo panificable pasará de 100 a 300 toneladas por productor; del trigo cristalino (para pastas) se comprarán hasta 50 toneladas por productor y, en arroz, de 120 se llegará a 300 toneladas.

Comentarios:

Destacado:

+ -