Nacional


Venta clandestina de tanques del Sector Salud; “son robados”: Profeco

“Nosotros qué íbamos a saber de papeles y cuestiones legales, si sólo habíamos visto estos tanques en las películas”, cuenta una de las víctimas. Un recorrido de este diario por colonias de Iztapalapa derivó en el hallazgo de lugares cuyo gancho sólo era un pequeño letrero en la entrada: “Se rellena oxígeno”, sin permisos a la vista

Venta clandestina de tanques del Sector Salud; “son robados”: Profeco | La Crónica de Hoy

Redes sociales, plataformas de comercio electrónico y negocios clandestinos son destino de los tanques de oxígeno medicinal robados en el país, en momento crítico de la pandemia…

Entre la oferta ilícita, distribuidores autorizados y dependencias federales, han detectado la circulación de cilindros exclusivos del Sector Salud, los cuales se venden en más de 50 mil pesos, aunque está prohibida su comercialización entre privados y su recarga sin la exhibición de un contrato.

Se les puede identificar porque, a diferencia de los de 9 mil 500 litros, tienen capacidad de 10 metros cúbicos, además de número específico de serie, capuchón de araña imposible de extraer y regulador integrado. 

Un tanque de este tipo le fue vendido a la familia de Miguel Cuenca, en la zona de Tláhuac de la CDMX.

-Lo compramos por Facebook -cuenta-, porque ya estábamos desesperados: mi madre se estaba muriendo y no había en ningún lado. Organizamos la coperacha para juntar los 40 mil pesos que nos pidieron. ¿Qué podíamos hacer? Era de vida o muerte. El contacto nos dijo que estaba lleno, pero nos duró muy poco. Cuando fuimos a recargarlo no quisieron recibirlo, dijeron que era del Seguro Social, que estábamos siendo cómplices de un delito y que buscáramos devolverlo. 

“Nosotros qué íbamos a saber de papeles y cuestiones legales, si sólo habíamos visto estos tanques en las películas. El vendedor terminó bloqueándonos, ya no pudimos recuperar el dinero. Por fortuna, mi mamá salió adelante por su fe y con ayuda de otro aparato que le consiguió una de mis cuñadas (concentrador)”.

-¿Y el tanque?

-Ahí está, en la casa. Uno de mis primos nos ha dicho que hay lugares donde sí los llenan…

GANDALLAS. Al negocio de Rolando Ortiz, en Ciudad Nezahuacóyotl, llegan a diario entre 10 y 15 cilindros del Sector Salud.

“Son propiedad de las grandes mayoristas, las únicas que los pueden canjear y llenar para los hospitales, con contratos de por medio. En Internet hay muchos anunciados y la población los está comprando por la urgencia y el desconocimiento. Nosotros tenemos instrucciones de retenerlos e incluso de presentar denuncias ante el Ministerio Público”.

-¿Cómo es que andan circulando en el mercado? -se le pregunta.

-No quisiera ni pensar que los estuvieran sustrayendo el Sector Salud, que hubiera una red dedicada al robo hormiga, sería algo muy delicado…

“Son robados”, dice a Crónica Ricardo Sheffield, titular de Profeco, quien comparte detalles de otro operativo federal en marcha -adicional al ya relatado en la primera parte de este trabajo sobre presencia y custodia de unidades de transporte-:

“Ya ha tenido que actuar la Policía Cibernética. Nosotros estamos monitoreando abusos, fraudes y la actuación de gandallas en redes sociales, e intercambiando con los investigadores información en tiempo real. También nos coordinamos con Facebook México y con plataformas de comercio electrónico como eBay, Amazón, Mercado Libre y Claro Shop”.

-¿Qué está haciendo en específico la Policía Cibernética?

-Les estamos documentando a diario fraudes e ilegalidades y están bajando los anuncios de la red y siguiendo la pista de abusivos. Hay quienes no son distribuidores de oxígeno medicinal y se están aprovechando de la situación. Las grandes estafas no son de comerciantes establecidos sino de especuladores en la web. He revisado de manera personal una docena de casos.

¿ENFERMEROS? A Verónica Peña, de la alcaldía Xochimilco, también le vendieron a sobreprecio un cilindro -lo supo después- reservado al Sector Salud. “La persona dijo que era enfermero y que sólo me podía conseguir uno de esos; con tal de que mi hermano lo pudiera usar lo más pronto posible, pagamos los 35 mil pesos”.

Aunque tuvo problemas, al final encontró un local en el cual sí han accedido al llenado.

“En los clandestinos hacen eso”, asegura Alberto Mondragón Torres, otro distribuidor autorizado con repetidas experiencias de asaltos y amenazas.

“Me llaman ofreciéndome un dineral para que les venda 20 o 25 tanques, gente que no tiene ni idea de cómo llenarlos ni sabe cuáles están permitidos y cuáles no. ´Estás loco, no voy a fomentar el mercado negro´, les respondo. No pagan impuestos ni tienen copias de los permisos oficiales, lo que quieren es revender y lucrar a la mala”.

-¿Entonces también en el suministro de oxígeno hay clandestinidad?

-Sí, por todos lados. Comenzó la pandemia y hubo gente que no sé cómo consiguió tanques, y empezó a rellenarlos. Ahora hay muchísimos sin regulación. Es en los clandestinos donde están parando muchos de los tanques robados.

Alberto organizó un ejercicio encubierto. Con ayuda de otra persona acudió a uno de estos “localitos” de filas interminables, en el municipio mexiquense de Naucalpan.

“Esta persona llevó un tanque seminuevo de 682 litros y querían cambiárselo por uno viejo, apirañan lo que pueden; además, su manera de llenado es muy rústica, sin el equipo necesario: consiguen una manguera de alta presión, adaptan la tuerca y llenan de un tanque grandote a varios pequeños. No tienen capacidad y por eso se tardan horas, días completos”.

Tanto los tres grandes productores a nivel nacional (INFRA, Linde y Air Liquide) como sus distribuidores oficiales están obligados a contar con registro ante la Comisión Federal contra la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), Registro Federal de Contribuyentes y certificación de planta de todos los insumos ofrecidos.

Sin embargo, como pequeña muestra, un recorrido realizado por este diario en las colonias Presidentes de México, Vergel y Francisco Villa de la alcaldía de Iztapalapa derivó en el hallazgo de diversos lugares cuyo gancho sólo era un pequeño letrero en la entrada: “Se rellena oxígeno”, pero los cuales carecían de permisos o autorizaciones a la vista.

“Sí, muchos están revendiendo o redistribuyendo. Aunque veas el negocio muy chiquito, así trabajan”, admite Sheffield.

-¿No deberían tener las copias de los permisos respectivos pegados en sus puertas o al interior de los establecimientos?

-Estamos haciendo un operativo conjunto en las calles: Cofepris y Profeco, para hacer verificaciones, pero la intención no es cerrar locales, salvo que haya un riesgo a la salud, pero si no, sólo aplicamos suspensiones o multas; si es necesario, les estamos ayudando a regularizarse. No vamos a cerrar. No estamos para eso. El trabajo es quirúrgico y tenemos funcionarios en las 38 ciudades más grandes del país que andan en la calle, con sana distancia y medidas, pero cuidando que no haya anomalías ni riesgos para la población…

---------

OTROS MODOS DE OPERACIÓN

*Profeco, Policía Cibernética y Condusef han detectado fraudes relacionados con tanques de oxígeno medicinal en redes sociales: las víctimas realizan depósitos por adelantado y los supuestos vendedores terminan por no contestarles o bloquearlos.

*Se han rastreado páginas web con direcciones falsas; las autoridades recomiendan verificar la letra “s” en el protocolo de transferencia de datos “https”; en algunos, los fraudulentos, sólo se registra “http”.

*También se han encontrado ventas clandestinas por WhatsApp.

ABUSOS

*Se ha corroborado la venta de tanques de oxígeno medicinal de 9 mil 500 litros: antes de la pandemia tenían un costo promedio de entre 8 y 9 mil pesos, y ahora los ofertas a más de 50 mil pesos.

 


 

Comentarios:

Destacado:

+ -