Mundo


Vértigo en Gran Bretaña: el Parlamento vota el acuerdo de brexit de May

Voto histórico. La premier británica pidió ayer a los diputados que aprueben su acuerdo de divorcio civilizado de la Unión Europea porque es el único posible, o si no, el caos. Sin embargo, en lo que todos coinciden es que necesitará un milagro. Éstos son los escenarios posibles

Vértigo en Gran Bretaña: el Parlamento vota el acuerdo de brexit de May | La Crónica de Hoy

1.- El Parlamento no aprueba el brexit de May

El fracaso supondría precipitar a Gran Bretaña a una salida traumática de la Unión Europea el próximo 29 de marzo. Como bien advirtió ayer la premier, en este escenario está en peligro incluso la propia existencia del Reino Unido, ya que el gobierno separatista de Escocia, cuyo pueblo votó abrumadoramente en contra del brexit hace dos años, se vería tentado de convocar un segundo referéndum de independencia. Nadie duda de que, esta vez, las posibilidades de ganarlo serían enormes, ya que los escosess prefieren seguir unidos al continente que ir a la deriva arrastrado por los ingleses.

Por otra parte, el cierre total de la frontera de Irlanda del Norte con la República de Irlanda sería brutal para la población norirlandesa católica, que alerta de un rebrote de la violencia armada entre un renacido Ejército Republicano Irlandés (IRA) y los paramilitares unionistas.

2.- May presenta un nuevo plan

Si los diputados rechazan el acuerdo, la primera ministra está obligada a regresar a la cámara tres días después para exponer una nueva hoja de ruta, que los diputados podrán debatir, enmendar y forzar a May que lleve este segundo plan a Bruselas, con la esperanza de que la UE dé el visto bueno.

Sin embargo, la UE ya ha advertido que no tiene intención de mover una coma del acuerdo alcanzado con la premier británica el año pasado, por lo que se antoja imposible que bendiga un segundo texto.

En cualquier caso, si May logra piedad de sus todavía socios europeos, todavía tendría que someter su plan a una segunda votación en el Parlamento de Westminster.

3.- May dimite y convoca a elecciones anticipadas

May ha insistido hasta ahora en que no planea dimitir ni convocar unos comicios adelantados, si sufre una humillante derrota. Ya en diciembre, ganó por 200 votos frente a 117 una moción de confianza interna como líder del Partido Conservador, y no puede ser sometida otra vez a ese proceso en los próximos 11 meses. Sin embargo, el opositor Partido Laborista sí puede presentar una moción de censura contra el gobierno en el Parlamento para tratar de forzar unas elecciones.

4.- Los laboristas ganan y renegocian el acuerdo

El líder laborista Jeremy Corbyn sostiene que si logra forzar y ganar unas elecciones renegociará “con urgencia” el acuerdo al que ha llegado May con la UE.

Sin embargo, en caso de que prospere su apuesta de tumbar al gobierno, Corbyn tendría que demostrar en campaña cuál es su plan para resolver el dilema del ­brexit, ya que ni él mismo ha aclarado cómo podría mejorar sustancialmente el acuerdo de May. En cualquier caso, convendría recordarle que Bruselas ya ha dicho que el único plan posible es el que pactaron con la actual Primera Ministra.

5.- Segundo referéndum

Este escenario se ve lejano entre los dos grandes partidos, pero cada vez más deseable para la opinión pública. Unas 700 mil personas se manifestaron en Londres, en octubre, en favor de un segundo referéndum, con la esperanza de que esta vez gane la permanencia. En el primero, celebrado en junio de 2016, el brexit ganó con apenas el 51.9 por ciento de los votantes.

Los pocos diputados que apoyan un segundo referéndum alegan que se podría montar uno en diez semanas, pidiendo previamente a la UE que no active la salida el 29 de marzo.

6.- El Parlamento aprueba el plan de May

A horas de la histórica votación en el Parlamento de Westminster, la Primera Ministra necesitaría un milagro, si logra que sea aprobado el acuerdo de salida que negoció con la Unión Europea. El sector rebelde del Partido Conservador y sus diez socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) están en contra de su acuerdo, porque deja en el limbo la frontera entre las dos Irlandas hasta lograr un acuerdo en el futuro para el que no hay fecha. Para los euroescépticos es lo mismo que ceder la soberanía de esa provincia a Bruselas.

La esperanza de May es que su discurso de ayer, en el que alerta de una caótica ruptura no negociada el próximo 29 de marzo, haya metido miedo a muchos diputados rebeldes. No le falta razón a la premier en una cosa: si no hay brexit, por falta de acuerdo en el Parlamento, los diputados estarían violando la orden soberana del pueblo, que aprobó en referéndum la salida de Gran Bretaña de la UE.

fransink@outlook.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -