Opinión


Vladimir Padrino

El ministro de Defensa venezolano tuvo la oportunidad de ponerse del lado justo de la historia y prefirió seguir defendiendo el régimen chavista por una razón deleznable: para seguir siendo unos privilegiados, mientras la población se muere de hambre. Ayer, en vez de dejar pasar un primer convoy humanitario con toneladas de alimentos y medicamentos, ordenó bloquear el puente en la frontera con Venezuela. Antes de lo que imagina podría arrepentirse.

Vladimir Padrino | La Crónica de Hoy

El ministro de Defensa venezolano tuvo la oportunidad de ponerse del lado justo de la historia y prefirió seguir defendiendo el régimen chavista por una razón deleznable: para seguir siendo unos privilegiados, mientras la población se muere de hambre. Ayer, en vez de dejar pasar un primer convoy humanitario con toneladas de alimentos y medicamentos, ordenó bloquear el puente en la frontera con Venezuela. Antes de lo que imagina podría arrepentirse.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -